Con derecho a réplica

Queridos Reyes Magos, este año no vengáis

| |

Valorar:
Visto 186 veces

Hay varias teorías sobre los tres Reyes Magos de Oriente. Dependiendo de las fuentes ni eran tres, ni eran reyes, ni eran magos. No lo aclara ni la Biblia que es un libro que sirve para un roto y para un descosido, porque ya saben que con ella en la mano se puede defender algo y su contrario sin pestañear, baste como ejemplo el «no mataras» versus el «ojo por ojo». Las personas que son solo de lectura bíblica lo tienen a huevo para hablar de todo sin saber casi de nada.

Si celebro la tradición de comer uvas con las doce campanadas que señalan el final de un año y el principio de otro, a pesar de su origen mercantil en aquel excedente de uvas de 1909 que hábilmente nos colaron los agricultores alicantinos diciéndonos que traían suerte, también me trago sin mover un musculo que sois tres, y que sois mágicos y punto. Otros que crean en gorditos venidos de la Laponia y pintados de rojo por la gracia de la famosa fábrica de refrescos, o que un tronco al ser golpeado caga regalos, el Tió. Cada cual con sus creencias, y sus miserias, hace lo que puede.

Si algunos se creen cosas tan inverosímiles como que la clase política dejará de robar y arreglará los problemas del pueblo, o que Ana Rosa Quintana y Carlos Herrera son buenos periodistas, porque no creernos lo de la magia de tres reyes. Puestos a ser crédulos, optemos por algo más molón.

Melchor, dicen que procedes de Europa y que eres el que llevó la mirra, que se usaba en los entierros, mal fario fue aquel. Gaspar, de ti dicen que vienes de Asia y te tocó el incienso, que se usaba para adorar dioses, y ahora lo usan en algunas casas para marear a los invitados. Y tu Baltasar procedes de África y traías el oro, igual fue premonitorio por cómo se esta esquilmando tu continente arrancándole los diamantes y el coltán sin importar los muertos.

Una vez que he dejado clarito que creo en vosotros, en los otros reyes no creo pero los mantengo, os tengo que pedir algo especial, y es que este año no vengáis. No han acabado la frase y ya están algunos poniéndome a parir: «quieres matar la ilusión de los niños», «no te emociona ver sus caritas sonrientes cuando abren los paquetes», y bla bla bla.

Los niños ricos del primer mundo están hiperregalados, miles de paquetes caros, y en muchas ocasiones chorras, no perdáis el tiempo con ellos y menos con sus padres, ya se bastan solitos para el consumo desaforado. Para estos niños los reyes son Amazon, Inditex y El Corte Inglés, previo pago con tarjeta, ¡a tomar por saco la magia!

Usad toda vuestra magia en los niños que sufren de verdad, pero toda, no os dejéis ni una gota, recordad que si existís es por los niños que os necesitan, sin ellos os esfumaríais como el humo de un cigarro. Según Unicef en los numerosos conflictos abiertos en el mundo millones de niños han sido utilizados como escudos humanos, asesinados, mutilados, violados y reclutados para los combates. Estas son prácticas habituales en países como Irak, Siria, Yemen, Nigeria, Sudán del Sur, Birmania y un largo etc. Id para allá que buena falta hacéis.

Repito, este año no vengáis por aquí por favor. Lo tengo todo, salud, familia, amigos, los artículos, mis queridos lectores, Menorca, y una caja de cervezas para compartir. Id por el mundo repartiendo felices días, incluido el jueves, a los niños que les hace falta. Sé que es mucho pedir, y que me tacharan de demagogo, ñoño e ingenuo, me la suda, no dejaré de hacerlo, porque el resto es secundario, muy secundario.

conderechoareplicamenorca@gmail.com