Vía libre

La ecotasa exige resultados

| |

Valorar:
Visto 68 veces

El Govern acordó duplicar para este año la ecotasa, el impuesto turístico sostenible que además de los impuestos que ya pagamos, también debemos abonar los residentes en Balears. Sería discriminatorio e injusto que se segregara por origen o residencia, que solo lo pagaran los turistas. Así que toca rascarse el bolsillo si queremos pernoctar en un hotel en nuestro propio territorio: tres euritos por noche en establecimiento de cuatro o tres estrellas, seis la pareja, y suma y sigue, aunque la escapada consista en cruzar Menorca de 'finde' de relax en Ciutadella, Cala Galdana o Maó o incluso aventurarnos en islas vecinas. El objetivo es loable, la inversión en materia medioambiental, de patrimonio e infraestructuras como las hídricas, parece que ese debate ya está superado, abonamos y aceptamos el peaje, pero ¿es normal que dos años después de que se empezara a cobrar, no veamos resultados?

Solo tres de los 18 proyectos que deben financiarse en Menorca con los fondos recaudados por los establecimientos hoteleros en concepto de impuesto de turismo sostenible están en marcha. Son la conducción de la desaladora de Ciutadella al depósito de Son Blanc, la consolidación de la muralla oeste del Castell de Santa Àgueda, y arreglos en el Camí de Cavalls. Tres de los 18 proyectos procedentes de dos convocatorias, de dos temporadas cobrando, y ninguno es una realidad al cien por cien. El turista tiene difícil controlar a dónde va ese dinero de más que paga por habitación, como tampoco nosotros sabemos qué hacen con nuestra tasa en otros destinos, pero los que vivimos aquí sí queremos saber qué se hace y qué resultados tiene. Es cierto que las tramitaciones administrativas son largas, como reconoce la Agència de Turisme, pero deben agilizarse. Precisamente en un impuesto tan largamente debatido, polémico y que ha sufrido un fuerte incremento es muy necesario que los contribuyentes puedan visualizar los objetivos, y que éstos se cumplan. No puede ser que por problemas burocráticos se acumulen actuaciones sin realizar. Cobrar se cobra igual.