Sa gleva

Somos de ordinario de un mal conformar

|

Valorar:
Visto 52 veces

La sociedad tiene siempre problemas para soportar a los demás porque los individuos de los que está formada no se soportan fácilmente a sí mismos. Unos porque no se conforman nunca con lo que tienen; otros porque no quieren que nadie interfiera con lo que tienen. Y aquí, más que la cantidad o la calidad de lo que se tiene, está el saberse conformar pues quien anhela lo que no tiene será pobre siempre por mucho que llegue a tener.

Es curioso de qué forma nos complicamos la existencia, me dice siempre mi hija Arantxa, de ordinario, por querer ser lo que no somos, sin sudarlo, pues bien está aquel que logra mejorar gracias a su propio esfuerzo sin apropiarse de lo que no es suyo. No pocas veces viene a suceder que cuando por fin se logra aquello que tanto deseábamos, tenemos por ello el doble de preocupaciones que teníamos.

Bienaventurado aquel que no tiene nada, no necesita nada ni nada desea. Conocí de un hombre que, por no tener, no tenía nada de que preocuparse y era completamente feliz hasta que un día en mala hora alguien le regaló un décimo de lotería y se convirtió en un desagraciado, simplemente por las absurdas preocupaciones que le entraron solo de pensar que es lo que iba a hacer si le tocaba aquel décimo. Y así pasó un mes horroroso.