Con derecho a réplica

No disparen al huracán

| |

Valorar:
Visto 169 veces

Aquello de que «una imagen vale más que mil palabras» pasó a la historia en el mismo momento en que se inventó Photoshop. Hoy en día manipular imágenes, fotos o vídeos, es un juego de niños. Con las nuevas aplicaciones tecnológicas es muy fácil colarle a alguien, o que nos cuelen, una imagen falsa. Uno se puede fiar menos de una imagen que le llegue al móvil, o salga por la tele, que de un político en campaña… bueno aquí me he pasado un par de pueblos, no hay nada menos creíble que un político en campaña, y como lo están permanentemente, pues eso.

No solo es que se manipulen imágenes, sino que se pueden manipular contextos para que sin reflexión, ni contraste la gente meta la pata hasta el fondo. El jefe de redes sociales de la Casa Blanca, Mr. Dan Scavino, un tipo que empezó llevándole los palos de golf a Trump, viva el sueño americano, colgó un vídeo en Twitter diciendo que era el aeropuerto internacional de Miami golpeado por el huracán Irma. El propio aeropuerto tuvo que sacarle del error diciéndole ese vídeo no era de sus instalaciones, es más, que ni siquiera era un vídeo de Miami. Se columpió el jefe de redes sociales, toma ya, alucina con la profesionalidad de los que forman el gabinete de Mr. Trump.

Y es que algunos de los miembros del Gobierno americano parecen tener el nivel mental del grupo de personas que quedó por Facebook para dispararle al huracán Irma, como oyen. Al parece Ryan Edwars, un chaval de 22 años, tuvo la loca idea de convocar una quedada para dispararle al huracán. Ryan ha declarado que lo hizo por puro cachondeo, pero atención, 25000 lumbreras hijos del tío Sam se apuntaron a la disparatada idea, Hasta el punto de que el sheriff del condado de Pasco, Florida, tuvo que mandar un mensaje a la población pidiéndoles que no lo hicieran. Algunos aventajados colgaron en las redes el dibujo de un esquema mostrando cómo disparar correctamente al huracán para que las balas no se volvieran. O esta gente tiene un sentido del humor ante el que me quito el sombreo, o un nivel mental del tipo me enchufo todo el día a ver los programas del casposo, con gusto por las bromas machistas, Juan y Medio, ya saben, el presentador que va por el plató cortándole la falda a su compañera con unas tijeras.

Nos podemos reír de los americanos todo lo que queramos por ideas absurdas como estas, pero ojo, que nosotros tenemos nuestros absurdos patrios. No nos olvidemos de muestra ministra de Trabajo, la que pidió ayuda a la Virgen del Rocío para que nos ayudara a combatir el paro, vaya nivel. Ni de un presidente del gobierno que llamó «hilillos de plastilina» al vertido de 77000 toneladas de fuelóleo. Es raro que no le haya llamado «hilillos de independentismo» al follón que tiene montado ahora, que atención, no le va mal del todo para tapar sus múltiples miserias y corruptelas, pero es lo que hay. Ni de los personajillos a lo Fabra que inauguran aeropuertos sin aviones, descabellado versión premium. Por no hablar de los más rancios del lugar que quieren enviar tanques para combatir urnas. Cuando nos ponemos, a irracionales e insensatos no nos gana nadie.

Así que ya ven, queridos lectores, no se fíen un pelo de lo que ven, si el espejo les devuelve una imagen más hinchada de la que usted recuerda pre cervecitas veraniegas, mándela al carajo. Y si alguien le da soluciones fáciles a problema muy complejos, mándelo al carajo también, ya verá lo a gusto que se queda, y sin dispararle a nada, ni a nadie. Feliz jueves.


conderechoareplicamenorca@gmail.com