Vía libre

Viaje al absurdo

| |

Valorar:
Visto 83 veces

El autobús escolar que cubre la ruta Cala en Porter-Alaior en dirección al instituto Josep Miquel Guàrdia es de 34 plazas y la previsión es que este curso transporte a 14 alumnos. Es decir, quedan 20 asientos libres. Mientras tanto hay algunos niños de la urbanización, no llegan a diez, que van a La Salle pero no pueden usar el mismo bus, deben trasladarse en coche con sus padres o los padres de otros compañeros. No es fácil combinar las obligaciones laborales con las idas y venidas al colegio, así que el centro ha decidido contratar una monitora para que acompañe a los chavales que tengan que realizar el trayecto en el autobús de línea regular, adaptándose a las frecuencias de éste.

Todo porque unos estudian en un centro público y los otros en uno concertado. Y porque la normativa, según la Conselleria de Educación, no se va a modificar por una excepción puntual y de momento solo contempla el servicio de transporte escolar para escuelas públicas, y como algunas de ellas tampoco lo tienen aún, pues a fastidiarse todos. Los políticos en el Ayuntamiento se han puesto de acuerdo en solicitar que el transporte escolar pueda ser utilizado por alumnos de uno u otro centro, ya que el concertado está dispuesto a abonar el coste, pero eso tampoco importa, es mejor que gobierno y oposición se tiren siempre los trastos a la cabeza, ¿que piensen en el bienestar de sus conciudadanos? ¡Hasta ahí podíamos llegar!

Mientras tanto, algún profesor con ilusión se dejará la voz y las ganas explicando en clase las bondades del uso del transporte público. Les hablará sobre la huella ecológica; les dirá que en Menorca ‘reserva de biosfera’ se emiten demasiados gases contaminantes y una razón es el uso excesivo del coche; que en la Isla cada vehículo privado transporta de media solo 1,2 ocupantes. Y ellos comprobarán cada mañana que el discurso está hueco, tanto como el autobús que podían compartir desde casa al colegio pero que el sistema prefiere que vaya semivacío antes que facilitar las cosas al centro concertado.