Con derecho a réplica

El karma pasa de todo

|

Valorar:
Nunca vista

Creo que la mayoría estará de acuerdo en que debería ser así: eres una buena persona luego te han de pasar cosas buenas, eres una mala persona luego te pasarán cosas malas. Ya saben lo de la buena acción trae buenas consecuencias, lo de recoger lo que se siembra, lo de los buenos actos llevan a buenos resultados, etc. Pero no lo es, o no lo es siempre, la historia está llena de autenticas bestias pardas que han causado dolor y sufrimiento infinito y se han muerto rodeados de honores y tranquilamente en sus camas, y de buenas personas que intentaron mejorar las cosas con un altruismo fuera de toda duda y murieron en cárceles inmundas o en habitaciones solitarias, la historia es jodida pero es lo que hay.

No es fácil diferenciar entre lo que esta bien y lo que esta mal. No es fácil controlar las emociones y las pasiones que pueden dañar a los demás. No es fácil practicar la empatia para ponerse el sitio del otro, claro que no es fácil, creo que nadie dijo que lo fuera, ni Aristóteles, ni Kant, ni Homer Simpson. Es más, todos la cagamos, todos tenemos en nuestra memoria recuerdos de actuaciones de las que no nos sentimos orgullosos, situaciones en las que, de poder volver atrás, obraríamos de otra manera. Desconfíen de los que tiran la piedra pensando que están libres de pecado, estos son muy peligrosos.
Pero viendo lo que ocurre a nuestro alrededor, viendo a quien se aplaude y a quien se olvida, viendo a los que entrarán en los libros de historia y a los que morirán sin que nadie los recuerde, viendo el nivel de los que dirigen el cotarro y el nivel de los que se tienen que ir fuera a buscarse la vida porque aquí se la han hecho imposible, viendo a los que se condena y a los que se indulta, viendo todo esto a uno no le queda más remedio que afirmar que el karma pasa de todo. Que esa fuerza cósmica que te proporcionará madurez y felicidad si te portas bien, y sufrimiento si te portas mal se ha ido al carajo y más allá.

Y dejando bien clarito que no es una invitación a que nos convirtamos en auténticos cabroncetes, o a pensar que como no sirve de nada actuar en conciencia me la meto en el bolsillo y paso de ella, lo que queda transparente como el agua pasada por un sistema de osmosis es que no siempre se hace justicia y que esta sociedad se ha rendido al dios dinero como valor absoluto de actuación.

Y para no dejar un tufo derrotista impropio de los que creen que hay cosas que pueden mejorar, quiero recordar, queridos lectores, que la historia también nos deja pinceladas de personas que se jugaron la vida para conseguir mejoras para todos sin esperar nada a cambio y ¡las mejoras llegaron!, por lo tanto nos debemos negar a que ellos sean los grandes olvidados y por el contrario debemos pelear para que se conviertan en los referentes de actuación.

Porque hay que tener presente que por más que nos desprecien y nos humillen nos necesitan para sufragar su bacanal de avaricia, y les aseguro que empezaran a preocuparse cuando todos tomemos conciencia de que nosotros no les necesitamos a ellos, y entonces ya le podrán ir dando morcillita al karma porque cada cosa se colocará en su sitio, o eso espero.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.