14 años tarde

|

Valorar:
Visto 4 veces

¡Por fin! ¡Ya era hora! De tener un partido político que admite que se financió de forma ilegal, con dinero en su caso, de subvenciones de la Unión Europea. Pero han tardado 14 años en reconocerlo, y además lo han reconocido como mal menor a la hora de que la justicia les aplicase una sentencia que habría concluido por meterlos en la cárcel, y Josep Antoni  Durán, ser llamado como testigo. O sea que no lo han reconocido a cambio de nada.

Esta larga historia de espera en los juzgados, se conoce como caso Pallerols. Tuvo su quiebra en tiempos del Molt Honorable Jordi Pujol, y lo que hicieron los del partido democrático, no fue otra cosa que meter la mano nada más y nada menos, que en las subvenciones europeas para la formación de parados españoles. Se necesita entre otras quiebras, tener la cara muy dura para semejante delito.

Además de esta increíble tardanza, el caso tiene otras connotaciones, como por ejemplo el compromiso que sustrajo con la ciudadanía el Sr. Durán, D. Josep Antoni, que a las horas cuánto debe de acordarse de aquella sabiduría popular que nos avisa de qué “uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice”. Y a la sazón, lo que dijo el Sr. Durán fue: que dimitiría si se demostraba que su partido se había financiado ilícitamente. Claro que eso lo dijo hace 14 años, y lo mismo ahora piensa, que tal afirmación venía acompañada de una cláusula de caducidad. Pero además, en defensa de su incumplimiento, quiero decirle al Sr. Durán, que no se aflija, que aquí en España es costumbre que no le pase nada a un político que miente, o que no cumple con la palabra dada. Ahí tiene el Sr. Durán el ejemplo del mismísimo presidente del Gobierno.

Los políticos en su oficio tan expertos en la manipulación, trabucan lo que haga falta para trastocar la verdad a base de palabrería. Estoy seguro que en esa industria, son hasta capaces de intentar convencernos de que a Manolete no lo mató el toro Islero. Que fue una indigestión de torrijas en la ciudad de Toro lo que le mandó al huerto de los callaos.
Como creen que somos tontitos de baba, el miércoles día 9 del corriente, una señora ejerciendo de portavoz del partido de Durán, se le alcanzó decir que la dirección del partido ignoraba que “alguien del mismo hubiera metido las manos en dineros ajenos” y que por eso, son tan inocentes como recién nacidos ¿Quién puede creerse semejante trola? Y encima por si esto fuera poco, el mismísimo Sr. Durán, dice que los culpables ya fueron expulsados del partido. No señor Durán, no, no es eso lo que le recuerda el personal. Lo que el personal le recuerda, es que si se demostraba que su partido se había financiado con dinero ilícito, usted dimitiría. Así que, déjese de darle vueltas a la noria y hágase un favor a sí mismo y hagánoslo a los demás ¡Dimita de una puñetera vez! Algo que hace muchos años que debió de haber hecho, dejando atrás, entre otras cosas, lo de frecuentar, como si de un maharajá se tratase, los salones de uno de los hoteles más lujosos de Madrid (el Palas), atalayado siempre en la poltrona de una de esas miles de poltronas bien pagadas y mejor tratadas que nuestra democracia tiene para individuos que son capaces de cambiar lo que haga falta para seguir repanchingados en una poltrona que no merecen.

Otra cosa que deja mucho que desear en esta historia, es ese asunto legal de los pactos que la justicia ejerce. Sobre todo para según quien.

El Ministerio Fiscal, 14 años más tarde, vaya usted a saber por qué, cambia de parecer y se aviene ahora a pactar con los seis acusados del caso Pallerols. ¿Pactos legales? Sí, faltaría más. Todo dentro de la Ley ¡claro que sí! Aunque curiosamente, y eso siempre es sospechoso, el resultado signifique una importante rebaja de las penas, evitando que los culpables entren en prisión y salvando de paso al Sr. Durán de acarrear la vergüenza de sentarse en el banquillo, aunque fuera como testigo. Esas cosas de que la Fiscalía resuelva ahora de esa manera el caso de la financiación ilegal de un partido, que en democracia no es precisamente moco de pavo, no debería dilucidarse así, sin una explicación exhaustiva y al alcance de la comprensión de la ciudadanía, porque, al no hacerse así, lo que le llega al conjunto de los ciudadanos, es el tufo a otro de los múltiples asuntos que les huelen a chanchullos, donde curiosamente, siempre están los de siempre, los políticos y los millonarios, que a fuerza de retorcer la Ley con magníficos gabinetes de abogados, posponen 14 años una sentencia o los que hagan falta, hasta conseguir a veces que el asunto haya prescrito, estrujando todas las posibilidades de la Ley, echando mano de jurisprudencias en cualquier sentencia que les sea favorable, hasta encontrar la salida para sus defendidos. A los demás, a eso que se les aplica el sarcasmo de que la Ley es igual para todos, a esos que los zurzan.

Estas sentencias hacen abrir bocas y de algunas sale ¿Y Urdangarín? ¿Crees tú que irá a la cárcel para muchos años? “¡No fotis!” Ignorante, que eres un ignorante. Urdangarín, va a ir a la misma cárcel que han ido los del caso Pallarols, o todos esos otros, algunos de ellos comprándose palacetes en el centro de Palma. Y por ahí se andan agavillados de juzgado en juzgado y sin ningún problema, que al fin y al cabo, no son pocos, pues en ese nutrido bando, hay más de 300 políticos imputados. Y si mi archivo me sigue prestando un buen servicio, en todo lo que llevamos de tropelías y de enriquecimientos ilícitos, solo un presidente autonómico entró una vez en la cárcel.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.