Un lugar para disentir

Y al final, habló

|

Valorar:
Visto 3 veces

"Aquí la más principal
hazaña es obedecer,
y el modo cómo ha de ser
es ni pedir ni rehusar…. "
(Calderón de la barca)

Al final del año, claro. Y al fin habló don Mariano y no sólo una vez, sino varias. Primero habló a los militares destacados en el extranjero en misiones "de paz" o humanitarias, como se solía tildar en otras épocas.  Y ante ellos alabó el espíritu y la disciplina militar.
Mencionó que aquel espíritu de sacrificio  y aquella disciplina en la entrega en hacer el trabajo bien hecho, era lo que se añoraba en la vida civil. Y claro que sí. Y lo dijo fuerte, bien fuerte. Pero solo lo dijo a sus videoconferenciantes. Le faltó cruzar aquellas cámaras y dirigirse a otra Cámara, la del Congreso y legislarlo allí.

Sus palabras me llevaron treinta y tantos años atrás, cuando en el pasillo de las oficinas del cuartel del Regimiento de Infantería Mahón-46 se nos leyeron como mandaba el protocolo  "las leyes penales militares".  Y la lectura nos fue resumida como mandaba la buena práctica de la institución en sólo  dos artículos, a saber: por el primero nos informaron de que las infracciones  en la vida militar estaban castigadas con mayor pena;  y por el segundo, que la embriaguez –que en la vida civil era un atenuante- en la milicia  era un agravante  -"y además, borracho", nos repetiría aquel suboficial-.  ¡Y eso que en los cuarteles, de beber, se bebía…., y mucho!

Me imagino -casi mejor, no me imagino- a don Mariano en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de un viernes cualquiera, dando cuenta  de la aprobación del  anteproyecto de Ley sobre el agravamiento de penas relativas a casos de corrupción y de otras medidas encaminadas al sacrificio económico y social de los representantes políticos.  Me imagino antiguos  pabellones destinados a  vivienda de sus señorías -con el menú de rancho y transporte en furgonetas incluido-  y por ende la supresión de las dietas milenarias -que incluidos pernoctas- perciben.  Me imagino también -¿por qué no?- la reducción de salario a sus señorías cuando las cámaras de televisión otean el hemiciclo y solo cuarenta traseros están aposentados en sus escaños.

Me imagino también -soñar aún es gratis- que el Senado se disuelve y sus emolumentos van a parar al fondo de esta jubilación por todos deseada. Y puestos a imaginar,  reducción del número de escaños por aquí y por allá. Y de gratificaciones y demás tentaciones de amistad y solidaridad entre ellos. Que no son pocos...

Y los pies vuelven a tierra. La rápida retirada de nuestros soldados en el exterior se contradice con una futura presencia española en tierras extrañas. La frase salía bordada. Entre líneas. Pero el acento ya estaba puesto. Detrás de aquella parrafada se escondía un mensaje, ya no oculto, sino todo lo contrario.

Nuestra presencia y nuestros muertos en combate servirán para que empresas españolas amplíen negocio en tierras lejanas.  Empresas, pero no sus trabajadores. Si las tropas españolas deben permanecer en tierras hostiles es sinónimo de que las empresas se trasladarán al país amigo. Y los trabajadores, amigos y más baratos, bajo las condiciones de  las leyes de sus países. Y así no se crea riqueza social. Al menos en España.

Y Rajoy habló más. Pidió comprensión y solidaridad ante un año muy difícil. No pidió quimeras ni nos las propuso. Fue sincero. Ni exageró ni minimizó. Las cosas están muy difíciles. Y todos lo sabemos. No negó ni habló de brotes verdes. Aunque eso sí, nos puso una fecha en el horizonte.  Como debe ser. Una fecha a la que todos agarrarnos.  Una señal de fe, de identidad patria.

Julio de 2013, por decir algo. De momento no habrá fin del mundo y posiblemente  empezarán los brotes verdes, amarillos o azules, dependiendo del iris de cada uno, de las simpatías o de las añoranzas de cada cual. Pero antes de la retreta vendrán los toques de diana y fajina, y las marchas y la instrucción en orden cerrado.  Y en el abierto si es necesario.  Y la revista y paseo.  Y los trabajos cuarteleros.

Y lo peor, la cifra. Esperaba -que no prometía- no superar la cifra de los seis millones en la cola del paro. Seis millones quedaban fuera de combate y se sacrificaban por el resto de compañeros españoles y asimilados.  Seis millones y mal repartidos.
 
En la mili, estos millones, lo compondrían pelotones  de  torpes y rezagados, de vagos, maleantes y desahuciados de la sociedad.  En la sociedad civil como la nuestra,  médicos, profesores, personal cualificado y quienes aún no han tenido oportunidad de demostrar su valía,  engrosan ya buena parte de la estadística.
 
Ello es debido sin duda, a la necesidad de recortar de lo público para beneficiar la mala gestión privada. Este es otro de los sacrificios. Son las muertes en el campo de batalla, que deja el negocio de la guerra. Y de la paz. Empresarios, banqueros y especuladores nos han llevado a esta cruel batalla económica. Y gobiernos. Muchos gobiernos. Tanto nacionales como extranjeros.

Y los militares obedecen.  Sin rechistar, sin cuestionar.  "Aquí la principal hazaña es obedecer…" escribiría Calderón de la Barca.   Pero Calderón no se paró allí, no. Versos antes había escrito también que:

"Y así, de modestia llenos
a los más viejos verás
tratando de ser lo más
y de aparentar lo menos"

Y Rajoy dijo que entendía la desesperanza, el escepticismo y la decepción en la sociedad española. Y es que no puede ser de otra forma. Máximo cuando los ricos siguen siendo más ricos y los pobres más pobres. La crisis no nos afecta a todos por igual.  Ni muchos menos.

Y Rajoy habló. Por fin habló. Poco, pero certero. Dijo lo que tenía que decir y lo que muchos querían oír. Necesitábamos oír.  Aunque no lo dijo todo. Ni mucho menos. Dejó mucho sin contar. Mucho que culpar y mucho que arreglar. De momento, la nave patria flota, pero no navega. Conocemos destino, pero desconocemos rumbo. Son muchos los que esperan que algún Rodrigo de Triana nos de la voz y saltemos a tierra firme.

Y nos lo merecemos. Pusimos venda en el 23-F, en el 11-M, en el tema del Sahara, y tantos y tantos avatares en que, callados, hemos dejado la responsabilidad y el trabajo en manos de otros.  Vivimos de renta y pagamos al administrador. 

A Mariano Rajoy le faltó entonar la primera estrofa, con aquello de:

Este ejército que ves,
vago al yelo y al calor,
la república mejor
y más política es
del mundo, en que nadie espere
que ser preferido pueda
por la nobleza que  hereda,
sino por la que él adquiere;
porque aquí a la sangre excede
el lugar que uno se hace
y sin mirar cómo nace
se mira cómo procede.

Muchos no lo hubieran entendido.  O no lo hubieran querido entender.
Feliz año 2013 a todos.  En especial a estos ya casi seis millones de parados.
––––––
www.joansans.blogspot.com

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.