Editorial

Viaje a la austeridad sin acertar con el equipaje

Valorar:
Nunca vista

La sombra de la duda aparecía en Cataluña a mediados de noviembre cuando se supo del fallecimiento de una mujer tras pasar por cuatro hospitales y de la conexión que sus familiares establecían entre su muerte y los recortes aplicados en la sanidad catalana, merecedora de una investigación judicial. A expensas de lo que determine la Justicia, será difícil evitar que la sombra se alargue con nuevos casos a tenor de las advertencias que alimentan las reinvindicaciones de plataformas sociales como “Prou Retallades” o 15-M. El alarmismo no es buen compañero de viaje, pero tampoco lo son la pasividad y la desidia que, en parte, nos han acompañado hasta llegar al punto en el que estamos. El tránsito hacia la austeridad, hacia la eficacia y la eficiencia de los servicios públicos, es ineludible. Sin embargo, hay mínimos que deberían ser intocables. La ciudadanía comparte la convicción de que no es la educación, la sanidad o los servicios sociales por donde se debería haber empezado a recortar. La presión por conseguir una rápida reducción del déficit impuesta por los mercados y la exigencia europeísta aboca a España a ajustar su Estado del Bienestar, sin que haya interés por abordar si es la estructura orgánica por donde se debería haber comenzado.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.