Editorial

El relevo en el banquillo del ViveMenorca

Valorar:
Nunca vista

En el deporte profesional, una dinámica de derrotas consecutivas acaba con el relevo del entrenador, razón que explica el cese de Ricard Casas y la llegada de Javier Imbroda al ViveMenorca. Es la norma de aplicación general, que apela al cambio en la dirección técnica como principal revulsivo para el equipo y, por tanto, la directiva de Sintes no ha hecho sino aplicar el guión después de valorar una racha que ha llevado al equipo a posiciones de descenso. La decisión se ha tomado, en todo caso, con el debido análisis y con tiempo suficiente para remontar la situación.

Lo sucedido en el seno del club es un asunto meramente deportivo y debería entenderse en ese contexto, aunque no cabe duda de que tanto por la incidencia social como por la financiación pública que recibe el proyecto desborda ese marco. En efecto, ningún fenómeno como el del Menorca Bàsquet ha aglutinado a la sociedad insular en un interés tan compartido ni genera tanta afición o controversia, ha unido a la gente y despierta emociones colectivas. Esta lectura se traduce en responsabilidad para los dirigentes del club y justifica la búsqueda del acierto para que los aficionados puedan seguir disfrutando de lo que fue un sueño y empieza a ser realidad, un equipo en la élite nacional.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.