Café del mar

El homenaje

Valorar:
Nunca vista

J. Carlos Ortego
Mal deben andar las cosas en casa del PP cuando se organizan homenajes sin venir muy a cuento. Homenaje suena a retirada, a reconocimiento a larga trayectoria y, efectivamente, un repaso por la imagen de la peña premiada con placa y foto sugiere nombres que han sido y que no volverán a ser. Pero aparecen también otros que están más o menos en el ecuador de su carrera, tipos como Joan Huguet que lleva en nómina pública cinco lustros y que promete cinco más ahora que ha descubierto la política de Madrid a través del Senado.

La idea era otra. El PP necesita reanimar a la tropa, recordar a afiliados y votantes que siguen estando ahí con la idea de alcanzar el poder en cuanto las urnas se pongan a tiro, que es un partido necesario y que es capaz de desplegar una política eficaz ante la crisis que nos asuela y que, en buena medida, ha provocado el ciclo zapaterista. Y la idea era también inyectarse una dosis de autoestima para compensar tanto escándalo por Palma y por Madrid, eso que Montoro llama "ruiditos de fondo" y que son la salsa de los titulares de los grandes diarios. Es legítimo buscar el apoyo del grupo, el calor de los compañeros para fortalecer convicciones y alentar esperanzas.

Si nos quedamos con el homenaje, llama más la atención una ausencia, la de Victoria Florit, que todas las presencias.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.