Editorial

Sebastià Taltavull, un obispo menorquín

Valorar:
Nunca vista

Su indiscutible preparación intelectual, la trayectoria forjada en el ejercicio de sucesivas responsabilidades y la confianza en su capacidad y competencia son argumentos que avalan el nombramiento de Sebastià Taltavull como obispo auxiliar de Barcelona. A esos méritos ha de añadirse su labor más reciente como director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral, a la que se ha dedicado con empeño en la formación de sacerdotes y laicos de numerosas diócesis españolas.

La iglesia menorquina ha saludado con natural alegría el nombramiento de un hijo suyo y el propio Taltavull tuvo bien presente en sus palabras de presentación esta vinculación con su tierra, diócesis en la que se ha formado y a la que ha servido como religioso; por eso la noticia, difundida a mediodía, sorprendió a pocos y satisfizo a muchos. Por su parte, la archidiócesis catalana, donde ha de ejercer su nuevo ministerio, también ha resaltado la disposición del nuevo prelado a la tarea pastoral y su preparación, acreditada a través de los numerosos antecedentes de colaboración, buenas razones para comenzar la responsabilidad que Dios ha puesto en sus manos y a la que, sin duda, se entregará con plenitud.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.