En pocas palabras

Como mantequilla

Valorar:
Visto una vez

Jesús Jusué
Untuosos y resbaladizos están los temas y untuosas y resbaladizas están las intenciones y mucho más, el intentar dar con soluciones estables. Si se fija usted amigo lector en su balanza, sí, esa que le acompaña cada día y en la que coloca, en sus dos platillos, todo lo bueno y lo malo que espera le regale el día y sus relaciones con los demás, notará que se encuentra algo desequilibrada. ¡Diablos!, dirá usted, al observar que el platillo donde se encuentras las zancadillas recibidas y por devolver, las malas intenciones y las venganzas a pie de parrilla se halla repleto y sin embargo, el otro, apenas cuenta con cuatro migajas repartidas entre buenas intenciones jamás llevadas a término, pensamientos positivos sin fundamento y cuatro monedas cuya cara pensó salvaría del hambre a alguien y la cruz, la suya propia, el haber calculado tan pésimamente el alcance de su generosidad. Y mientras le toca cargar esa balanza que chirría por los cuatro costados y sin el lubricante de la confianza que la suavice, se entera de que a los Eurodiputados les van, se van, a aumentar el sueldo en cuatro mil euritos más que, sumados a los tres mil y pico que ya cobraban, se van a quedar en la irrisoria cantidad de algo más de siete mil, viajes y hotel no incluidos. Al presi del Vive le destrozan el coche y otros varios, le pitan y el Sr. Antich no sabe qué hacer con esos milloncejos, si dárselos o guardárselos para otros menesteres que podrían ser, vaya usted a saber, para la construcción del algún que otro campo de golf en nuestra Isla porque ahora, precisamente ahora que el turismo extranjero no parece muy animado a visitarnos, el Govern piensa, ahora y no antes, que ello podría atraerlo. Y claro, los socios del PSM, que lo son ideológicamente hasta un cierto punto, han montado en cólera, que es un dragón de seis cabezas y sacan más fuego por la boca que veinte pozos petrolíferos incendiados. ¡Ay Dios mío qué mal llevamos esta recién estrenada crisis, que por un lado queremos atar mosquitos y por el otro se nos escapan los elefantes!

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.