Punto de mira

¿Viene el lobo?

Valorar:
Nunca vista

Maria Solá Pons
Recuerdan el cuento de Pedro y el lobo? Narra la historia de un pequeño pastor que se divertía engañando a sus vecinos alertándoles de la llegada de un lobo. Un día, mientras el pastor se encontraba en la montaña cuidando a sus ovejas, apareció realmente el lobo y Pedro, asustado, pidió auxilio a sus vecinos. Tras tantas mentiras, nadie le tomó en cuenta y el lobo devoró todo su rebaño. La moraleja de esta fábula infantil sigue vigente en infinidad de situaciones de la vida cotidiana y, especialmente, es aplicable al arte de la política. Son numerosas las promesas de los aspirantes e incluso de los propios gobernantes pero de la teoría a la práctica existe un paso del que muchos se olvidan. Del mismo modo que le sucedió a Pedro en su día, las "mentiras" de los políticos generan desconfianza entre los ciudadanos y resulta muy complicado volver atrás para recuperarla. En este sentido no estaría de más que muchos de los que hoy día se encargan de la gestión insular o municipal de la Isla recordaran la historia de Pedro y el lobo, analizaran su significado y comprendieran la importancia de reflexionar antes de comprometerse a cumplir promesas inasequibles.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.