El apunte

El consenso, con plazos

Valorar:
Nunca vista

Pep Mir
El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Ciutadella trata de alcanzar el máximo consenso antes de presentar al Fondo de Inversión Estatal el proyecto definitivo para la Plaça des Pins. Es una postura acertada, porque escuchar y debatir siempre aporta cosas buenas. No obstante, no hay que perder de vista que el consenso absoluto es una utopía, una meta inalcanzable a la que uno sólo se puede acercar. Se haga lo que se haga, siempre habrá alguien disconforme con el resultado final. En el caso de Es Pins el debate es rico, diverso, con variables controvertidas y frecuentes cuando se habla de cambios en una ciudad (aparcamientos, peatonalización y preservación de elementos naturales), por lo que la utopía del consenso es aún más lejana. Cualquier administración hace bien en escuchar y tomar nota, aunque nunca tiene que olvidar que su función es ejecutar y que, una vez debidamente asesorado y empapado de opiniones, debe acabar ejecutando. Porque ocurre en ocasiones, y la presunta peatonalización del centro de Maó es un claro ejemplo, que por querer contentar a todos, por pretender evitar los de todos modos inevitables reproches, se acaba no haciendo nada y mareando la perdiz con un amplio catálogo de excusas. Por fortuna, en el caso de Es Pins existe la premura que establecen los plazos fijados por el Fondo Estatal. El consenso, mejor con plazos.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.