Editorial

Asalto balear a la nueva financiación autonómica

Valorar:
Nunca vista

La Moncloa recibe hoy al presidente de la Comunidad balear en el turno de entrevistas con el jefe del Gobierno para discutir la nueva financiación autonómica. Antich acude con la seguridad de obtener una mejora importante, aunque advierte de una negociación dura, dos valoraciones tópicas que no revelan nada salvo la aspiración de alcanzar un mejor trato en la relación económica con la Administración central.

Algunos datos para el optimismo están justificados. Balears parte con la ventaja de haber sido la comunidad más perjudicada por el sistema de 2001, que ha primado en exceso el criterio de la riqueza media de la comunidad y ha ignorado aspectos capitales como la población y la insularidad. Esa situación ha sido reconocida además por el ministro Pedro Solbes y el propio presidente del Ejecutivo, extremo que suele darse únicamente cuando hay garantías de que va a ser corregido. En tercer lugar, la difusión meses atrás del "índice de solidaridad" que se desprende de las balanzas fiscales ha preparado el ambiente para la introducción de nuevos criterios en pos de un mayor equilibrio. Pero tales expectativas han de ser defendidas y concretadas con buenos argumentos por encima de la afinidad política.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.