Uep!

No comerse el coco

Valorar:
Nunca vista

JB Marquès
Juantxo Domínguez -no confundir con el conseller Juan Domínguez-, presidente de la Asociación para la Prevención de la Manipulación Sectaria, acaba de advertirlo desde Palma: La crisis económica y el crecimiento del paro hacen que aumente el número de personas seguidoras de alguna secta.

Bien mirado, nada nuevo. La historia es fuente de información y enseñanza. Cuando una persona debe enfrentarse a problemas o situaciones de tremenda complejidad, cuando se ve hundida y abatida, tiende a agarrarse a la tabla de salvación que cree tener más a mano o que considera más útil. Y, claro, muchas veces en lugar de salvarse se hunde más. A estas alturas, el fenómeno de las sectas, de sus dirigentes, de los cebos que se valen y el plantel de personas engañadas y enganchadas, tampoco supone novedad alguna.

No soy experto ni poseo los conocimientos de Juantxo Domínguez. Sugiero, no obstante, que se obre con sensatez ante los tentáculos de las sectas para no dejarse enredar. Dicho más directamente: No permita que le coman el coco. Agárrese mejor a la libertad y no la suelte.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.