Editorial

Revulsivo electoral en el Club Marítimo de Maó

Valorar:
Visto una vez

La carta suscrita por Joan Mario Gomila Pons, y publicada en nuestra edición del pasado sábado, ha destapado ante la opinión pública la corriente de malestar existente entre la masa social del Club Marítimo de Mahón tras el reciente desenlace en la concesión de los amarres en el Moll de Llevant.

El hecho de que los amarres se adjudicaran finalmente a Trapsa Yates ha generado un lógico desánimo entre numerosos socios del Club Marítimo, una decepción a la que se añade ahora un claro descontento por la gestión de este asunto por parte de la junta directiva. La crítica, muy dura, se dirige especialmente al presidente Luis Barca Mir. Hasta tal punto que un grupo de asociados ha solicitado la convocatoria de elecciones para que sea factible la renovación en la entidad. Si la junta accede y este trimestre se abre un proceso electoral, el Club Marítimo inaugurará una nueva etapa que cuando menos debe servir de revulsivo para superar el golpe de la pérdida de la explotación de los amarres. Ahora más que nunca el CMM tiene que demostrar su vitalidad y su capacidad en la organización de eventos deportivos y sociales. Una tarea en la que debe implicarse el conjunto de sus socios.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.