Café del mar

La discutida alcaldía

Valorar:
Nunca vista

J. Carlos Ortego
Parece que los grupos municipales y los partidos de Ciutadella se han tomado en serio las negociaciones para dar puerta a los prófugos del PP y formar un gobierno estable. A lo mejor lo consiguen, por más que la historia reciente y las circunstancias actuales jueguen en su contra. La necesidad de un buen gobierno es tan evidente como el escaso optimismo que desprenden los contactos entre partidos.

Hay dos conceptos claves, uno abstracto y otro concreto en este asunto. El primero es la generosidad, ausente por lo general entre quienes viven o aspiran a vivir del poder. En este mundo pocos están dispuestos a dar más de lo que pretenden recibir, que es el rasgo principal de esa virtud. El segundo es la alcaldía, auténtico e indisimulado objetivo de la operación, al que todos aspiran con derecho, unos apelando a la voluntad de las  urnas y otros aduciendo razones de pragmatismo o arbitraje.

Es comprensible esa disputa entre lo partidos ahora que los ciudadanos no deciden. En una corporación presidencialista como es el ayuntamiento, la alcaldía es el cargo más importante, el que tiene más proyección, el que representa a la ciudad, el que aparece en todos los actos públicos, el que pronuncia los discursos, el que preside los acontecimientos, el que más aparece en los papeles y, en definitiva, el mejor colocado para las próximas elecciones.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.