Otro aire

Hipocresía social

Valorar:
Nunca vista

Vicente Macián
La sociedad mundial está escandalizada por el delito financiero de la firma norteamericana Madoff. Todos los afectados, y los poderes financieros, se rasgan las vestiduras. Ahora reconocen que ha faltado la "policía", el control. Todos se sienten engañados, sorprendidos de que hayan caído en la "trampa" de un cazador, consciente o locamente irresponsable. ¿Han sido seducidos por este "mago" los inversores, complejos institucionales o grandes fortunas?

Resulta muy difícil explicar la ingenuidad de los directores de grandes bancos, y de los controladores de las operaciones financieras, y de los clientes y asesores.
La sociedad debería reconocer su hipocresía. Todos los inversores han buscado una rentabilidad rápida y atractiva, pero basada en la especulación y no en la creación de industrias y empresas que redundaran verdaderamente en bien de la sociedad, al tiempo que les recompensaran con una rentabilidad razonable.

Los que ahora se sienten engañados deberían pensar si no actuaron movidos intensamente por la ambición y el señuelo de las ganancias fáciles.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.