Cartas del lector

Un agraïment des de Zimbabwe

|

Valorar:
Visto 42 veces

Cada any a l’assemblea de Mans Unides que celebrem el mes de febrer, entre altres coses decidim el projecte de desenvolupament que finançarem en un país del Sud. Aquest any ens vam proposar contribuir a la construcció d’un Centre Comunitari en la regió de Lusulu al nord de Zimbabwe, una zona molt rural, molt empobrida i mal comunicada. El projecte tenia un cost de 71.989 euros

Fa poques setmanes ens va arribar aquesta carta:

«Queridos amigos de Menorca: Os escribo desde Lusulu, zona rural en el corazón de Zimbabwe, para agradeceros vuestra colaboración a través de Manos Unidas en la construcción del Centro Comunal que ha sido inaugurado recientemente en los terrenos de la misión. Llevo trabajando cerca de 10 años y es una alegría para mí y para toda la comunidad la finalización de este proyecto que permitirá la formación de las gentes del distrito en unas condiciones mucho más favorables. Ya sabéis que, junto al salón multiusos, se han construido dos pabellones-dormitorio, una cocina y el comedor. Esto va a permitir que cientos de niños, jóvenes y adultos puedan participar en congresos, talleres, cursos de formación de Caritas y ONG internacionales que trabajan en la zona y de otras organizaciones locales. El 17 de septiembre dábamos comienzo oficialmenter a este Centro Comunal con la presencia de nuestro obispo Alberto y de cientos de personas que vivieron con intensidad un dia festivo y muy alegre. Todos los edificios que se han construido son para el servicio y el disfrute de estas gentes, con el objetivo de mejorar su formación integral y su desarrollo y crecimiento como comunidad. Ahora tenemos un lugar digno para encontrarnos. Os agradezco mucho vuestro interés por estas gentes, sencillas y alegres, que os mandan también su cariño. Desde aquí un abrazo muy grande y que Dios os bendiga». Firmado, P. Luis Carlos Rilova.

Els voluntaris de Mans Unides de Menorca ens hem sentit obligats a publicar aquesta carta perquè l’agraïment és per a totes les persones que durant tot l’any han fet possible el finançament d’aquest projecte: els socis amb les seves aportacions, les persones que treballen als nostres tallers i a les botigues, les persones que treballen en el projecte museístic de la rectoria de Santa Maria, els voluntaris que donen una mà d’ajuda quan la necessitem, les persones que fan aportacions econòmiques, i les que participen a les nostres campanyes.

Sabem que això que hem fet, com el que intentem fer cada any, i el que fan altres organitzacions de cooperació, són gotes en un desert immens. Som conscients que el problema de la fam i de la pobresa només es resoldran quan els governs de tots els països fomentin unes relacions justes i cooperants entre ells. Però també sabem que, mentre tant, una gota d’aigua pot suposar que alguna cosa, ni que sigui un bri d’herba, naixerà. La carta que hem transcrit n’és un testimoni.