Cartas del lector

En Punta Nati se han visto lobos con piel de cordero, o «el mal que se esconde»

|

Valorar:
Visto 216 veces

En el supuesto debate del proyecto de la planta fotovoltaica de Son Salomó en el Cercle Artístic de Ciutadella el 5 de octubre se discutió la conveniencia de si energías renovables o no. A juzgar por la argumentación del IME, CIME y GOB, a lo cual diría que toda la sala estaba de acuerdo. Hoy en día a nadie escapa su conveniencia... y obviaron lo que de verdad preocupa:

¿Por qué habiendo zonas urbanizables, polígonos industriales, inmediaciones del aeropuerto, terrenos estatales, sean militares sin ningún uso... tiene que ser Punta Nati?
Una zona susceptible de BIC, es decir una zona que bien puede ser recalificada como lugar que no sea tocado más por la mano del hombre ni por el supuesto progreso... ya hay zonas irremediablemente para ello.

Además de lo que ya de por sí representa Punta Nati: un lugar con un legado patrimonial de barraques, ponts, paret seca que no existe en ningún otro lugar del mediterráneo, podemos no ser conscientes de ello, pero es un tesorointegrado en el paisaje. Un paisaje que por otro lado en otra de sus facetas, las noches de luna llena reflejan su brillo y las puestas de sol sean naranjas o rosas pintan sus piedras. Un espejo del cielo en la Tierra, un lugar de paz, de armonía, de reflexión... porque Punta Nati es mucho más que piedras, es arquitectura, es paisaje, es poesía, es arte, es legado de nuestros ancestros, es futuro para los que vendrán. No lo ahoguemos, no ahoguemos Ciutadella!

No está Ciutadella atrapada ya por un dique, una ronda, unas playas abarrotadas y ahora una macro extensión de placas por su ala norte… ¿No sienten claustrofobia de pensarlo?

¡Dejemos que respire, hay soluciones!

Hoy día en el mundo, fuera de nuestra Isla, se están llevando a cabo proyectos de energía solar muy eficientemente pensados: como es aprovechar los caminos de las bicicletas en Holanda, las cubiertas de transeúntes en Japón, las ventanas de las casas (cristales de grafeno),... En fin, que nuestra planta fotovoltaica quedará obsoleta en muy pocos años, cuando el paisaje ya habrá sido sacrificado, secuestrado.

¿Por qué? Porque aparentemente no pueden revocar un plan de interés general que sabemos que con voluntad política se puede, sobretodo porque un gobierno se supone que nos protege de este tipo de agresiones.

Porque tienen miedo de posibles repercusiones económicas. Pagar, pagaremos igual otras cosas..., pues bien vale la pena, si fuera el caso, pagar por un proyecto mal pensado desde el principio. Que no tiren la toalla, quizás ni pagamos.

Porque en cuatro años no se puede hacer un plan energético. ¡Viva la inoperancia política! ¡Queremos planificación ya!

No arreglemos un mal con otro mal.