Cartas de los lectores

Valorar:
Visto 31 veces

Vaya sorpresa en el Camí de Cavalls
Peligroso paseo un domingo cualquiera de camino de caballos de Son Saura (Son Parc) a Cala Tirant: El pasado domingo día 13 emprendimos una ruta como venimos haciendo hace años por esta estupenda isla con gran ilusión de disfrutar de sus bellos paisajes. En la ruta caminábamos dos matrimonios con sus respectivos hijos más otras familias que teníamos más adelante. Al rato de caminar divisamos el mar y nuestro pensamiento fue ir a ver esa cala maravillosa, al igual que nosotros las familias que llevábamos delante pensaron igual y allí fuimos, puedo decir que mal por nuestra parte por pasar ya que había un cartel que avisaba de no pasar, prohibido, eso sin barrera, casa, tapia, tan solo un cartel en el árbol. La sorpresa llegó cuando al llegar a una cueva salió un “caballero” y sus palabras fueron: “Fuera de aquí que les pego un tiro”, esto sin mediar palabras, nos quedamos alucinados con dichas palabras y el “señor” repitió que iba a por la escopeta y nos mataba a todos, incluido el perro que nos acompañaba, nosotros empezamos a subir de nuevo y sin palabras al oír lo que nos dijo el “caballero”.

Tendremos que ir pensando en salir con chaleco antibalas por el campo. Esto está en conocimiento de la Guardia Civil de Es Mercadal.

Sonia Ariza Cabezas
Mahón

Carlos, amigo,
hasta siempre

Hacía tiempo que no veía a Carlos Fábregues transitar por las calles de Mahón, si bien en alguna ocasión le vi en el Mateo Orfila. Le dije, malo Carlos, que nos veamos aquí, la vejez comienza a hacer mella en nosotros. El contestó, sí, es verdad Florencio. Conocer a Carlos Fábregues se puede decir que ha sido desde toda la vida. Desde el colegio La Salle de Mahón hasta encontrarnos en el Ejército Español en el Cuartel de Santiago que dirigió las obras de edificación mi recordado abuelo Emilio Gomila Sintes. Y desde allí nos fuimos por la vida ciudadana encontrándonos en muchísimas ocasiones, hablando de nuestros tiempos juveniles.

De nuestras ideas políticas y de otros temas que solo nosotros conocíamos. Ahora le veo con el uniforme de Policía Local siempre atento a la circulación, a la información urbana, a la dedicación a los niños en los momentos de que éstos cruzaban el paso cebra, se desvivía por ellos, por las gentes que le pedían ayuda, siempre con la sonrisa en los labios y la educación que surgía de su personalidad tan definida y correcta. Carlos era feliz sirviendo a la ciudad de Mahón, su ciudad que amaba con frenesí, pero debajo del uniforme que llevaba con hidalguía y con orgullo se escondía un amargor que la vida le imponía, sufría sí, pero quedaba velado este amargor gracias a su abierta y sincera sonrisa, gracias a su simpatía que no perdió jamás. Mi amigo ya era popular, sin embargo lo que le marcó para ser insertado en la historia de Mahón fue el ser Pregonero Popular de las Fiestas Patronales de Nuestra Señora de Gracia. En varias ocasiones le dediqué escritos sobre este particular, y más aún, le seguía por las calles que iba leyendo el pregón. Lo hacía con gran entusiasmo, con ingente ilusión exclamando en más de una ocasión, amigo, esto es también servir a mi ciudad y a mi Patria. Hasta el momento no he tenido la ocasión de observar a persona alguna el amor que sentía por Mahón, Menorca y España que en Carlos Fábregues Melsión, ingente y gran Pregonero de nuestras apreciadas fiestas. El hombre, la personalidad, la honradez en el servicio, la simpatía, la educación, la severidad en su empeño en hacer las cosas bien se unieron a su gran ilusión de fundar el Club de Baloncesto en el colegio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas de Mahón, el colegio La Salle. Deporte, cultura, canto, fueron otras ilusiones que llenaron la vida de este hombre que no ha sido reconocido debidamente.

Carlos, amigo mío, cuando mi hija me informó de tu fallecimiento me quedé clavado en la silla y cuando leía tu esquela en el Diario me entró un vacío enorme, me quedaba huérfano de un gran amigo de la infancia y de la madurez. Descansa en paz, amigo, tus sufrimientos han desaparecido para siempre, y tu obra queda aquí entre tus amigos, entre los ciudadanos que tanto serviste. Tu ejemplo queda, amigo, hasta siempre.

Florencio Augusto Gomila
Mahón

“Menorca, eres blanca, eres azul”
Menorca, eres blanca, eres azul, eres bonita, eres muy hermosa / para mi eres mi amor, eres Diosa, / también mi novia, vestida de tul.
Me subyugan y atraen tus vestimentas, / los abundantes colores verdes/ que en tus horizontes los pierdes,/ si con la vista, abarcar todo intentas.
Tienes muy bonitas y albas playas,/ tranquilas y con aguas esmeraldas,/ los fondos blancos con verdes algas,/ en cualquier sitio o lugar donde vayas.
Eres verdaderamente un crisol, eres de España su perla de oriente, eres del país, un lugar imponente/ y en donde primero, amanece el sol.
Tienes amaneceres deslumbrantes, / ocasos y puestas de sol lucientes, / noches de luna resplandecientes/ con otras estrelladas, apabullantes.
Poseés una atmósfera transparente, / el cielo con un azul muy brillante, / clima con temperatura tolerante, / con resultado final, buen ambiente.
Eres un museo total y abundante / de unos megalíticos monumentos, / recuerdo permanente de eventos / de tu gran prehistoria caminante.
Por doquier están los vestigios, /rastro de tus pobladores primeros, / para seguir después sus derroteros:/ los griegos, romanos y fenicios.
También te visitaron los godos, / después siguieron los árabes, / de paso  tuviste almogávares/ y, finalmente, los pueblos todos.
Hoy eres patria de gente sencilla, bien educada, formal y hacendosa/ que provoca una estancia preciosa, / con ayuda del sol, que tanto brilla.
Como isleño quiero dejar patente, / que fuiste mi cuna y fuiste mi hogar, / que quise volver y no lo pude lograr; / y que mi amor a ti, sigue presente.

Bartolomé Pons Alzina
Es Mercadal

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.