Cartas de los lectores

Valorar:
Nunca vista

Canvis sí, però comunicar-ho per favor
En relació a la cavalcada de Reis de Maó, els responsables de cultura varen convocar una reunió amb totes les entitats que prenen part a la cavalcada, per coordinar la seva organització i que cadascú tingués clar quina era la seva col·locació i finalitat dins la mateixa.

Ens varen donar un document amb l’ordre establert, i en base a això ens varem posar a fer feina. Per la nostra part, varem cercar els cavalls més adequats a cada posició i es va comunicar a cada cavaller quin era el seu lloc (quin rei acompanyaria i on s’havia de situar).

Quina va ser la nostra sorpresa, quan s’inicià la cavalcada deixant els cavalls de banda, i quan els patges a cavall i els nostres ajudants comuniquen als organitzadors que els toca a ells agafar la posició no els deixen entrar a la cavalcada, comunicant que hi ha hagut canvis i que han rebut ordres de fer-ho així. Es va crear una situació molt desagradable.

Arribava el final de la cavalcada i els organitzadors tenien 15 cavalls (els patges del reis i carter reial) aturats al port, i a tres cavalls que els van fer entrar dins la cavalcada en un lloc equivocat.

Quan es van donar compte de la “pifiada” van donar ordre als cavalls que es col·loquessin al seu lloc, amb el perill que suposa passar entre fillets que ballaven, tractors i carrosses ja en moviment i massa aprop dels ciutadans i fillets que veien passar la cavalcada, i amb noves ordres contradictòries. En fi, que després de tot això la cosa va quedar en: tres cavalls perduts enmig de la cavalcada (quan tenien que ser 9 davant del carter reial), un rei que no va tenir cap patge a cavall que el “guardés”, i un segon rei que en va tenir sis. L’únic que va tenir un poc de sort va ser el rei Baltasar que va anar amb la carrossa que li corresponia (això es un altre tema) i amb els tres patges a cavall amb la vestimenta adequada. I no parlem dels sis cavalls que van quedar al final, que en van passar un fum per no trepitjar la gent que caminava darrera la cavalcada amb fillets petits i cotxets, que anaven devora d’ells com si cavalls de cartró es tractessin.

La nostra Associació Grup Cavallers de Maó, des de l’any 1984 participa en aquesta cavalcada, amb molta il·lusió. Són 27 anys d’experiència. Ningú es perfecte i tots podem millorar, nosaltres els primers. Però mai ha passat com d’aquest any.

No es poden fer canvis sense comunicar-ho a tots els interessats. I també creiem que a ningú se li tenen que caure els anells per demanar opinió als qui tenen més experiència.

Creiem que va ser una cavalcada molt polida i és una pena que per culpa d’aquests falls d’organització no hagi pogut lluir el que es mereix.
Ens agradaria poder tenir una reunió tranquil·lament amb els responsables, per poder comprendre que és el que ha passat i que aquestes coses no tornin a succeir.

Gracies,

Grup Cavallers de Maó

Medidas dolorosas, pero imprescindibles
Así definía ayer las medidas de ajuste el Sr. Rajoy. Si el PP ocultó que conocía la desviación del déficit, una “canallada”.  Si el PSOE, en el traspaso de poderes, ocultó la desviación del déficit al gobierno del Sr. Rajoy, otra “canallada, y de ser así a mí solo se me antoja que el Partido Popular, con tanto elogio al gobierno saliente de Zapatero y con tanta condecoración, se confiara demasiado. Ahora ya da lo mismo quien nos haya mentido porque el déficit es el que es y somos todos los españoles los que lo vamos a pagar con nuestros impuestos.

No se ande el Partido Popular con demasiados miramientos con los culpables de la crisis, porque acabarán pareciendo ellos los culpables. El “derrochador” gobierno Zapatero hizo el mayor recorte social de la historia, bajando el sueldo de los funcionarios el 5 % en 2010 y congelándolo en 2011, subió el IVA, y dejó un país con cinco millones de parados, con crecimiento cero, consumo bajo mínimos, con la recesión a la vuelta de la esquina y una prima de riesgo sin precedentes.

En las elecciones del 20-N el Partido Popular era para muchos españoles “el mal menor” y la situación desastrosa del país, junto con la promesa del Sr. Rajoy de dar prioridad absoluta a la creación de empleo, fue lo que le dio al PP una mayoría absoluta tan aplastante.  Dos meses más tarde vemos más de lo mismo, subida de impuestos y congelación salarial. La sociedad anda muy, pero que muy “cabreada” porque el gobierno del PP, entre las recientes y drásticas medidas de ajuste, no ha presentado todavía ninguna que pueda suponer un atisbo de recuperación, una señal alentadora, aunque sea tímida, para los cinco millones de desempleados que ya no pueden esperar más. Esto, junto a la ausencia de comparecencias del presidente del gobierno para anunciar él mismo las durísimas medidas de ajuste y para decirnos a los ciudadanos “los esfuerzos no serán en vano”, ha hecho que la percepción que los españoles tenían del Sr. Rajoy haya cambiado, y no precisamente para bien.

El gobierno ha subido el IRPF argumentando que es una medida más justa que el IVA, pero se habla ya de una inevitable subida de este impuesto. Aunque algunas medidas van en el buen camino, como por ejemplo, suprimir 30 direcciones generales, la mayoría han sido injustas, desafortunadas e inoportunas. El gobierno tiene prevista una inminente reestructuración de bancos y cajas. Muchos ciudadanos pensamos que antes que nada el gobierno debería exigir a los bancos que devuelvan el dinero que “les prestó” el gobierno Zapatero y también que den a conocer en qué se ha utilizado este dinero público, cosa que nadie sabe. Los gobiernos, siempre dispuestos a echar un “salvavidas” a los bancos/ cajas con el dinero de todos, deberían también exigirles que la pérdida de la vivienda salde la deuda de la hipoteca cuando ésta no se pueda pagar. Volver a prestar otros miles de millones de dinero público y que el crédito no llegue a empresas y hogares, como ya ha pasado, no hará sino aumentar el “cabreo ciudadano”

Por otro lado, pedirnos “solidaridad ciudadana” pero no hablar de “solidaridad política” es cuanto menos injusto. La desafección entre los políticos y los ciudadanos se ha vuelto crónica, se ha enquistado, y la reconciliación no llegará hasta que se ponga fin al desagravio que suponen los privilegios de los políticos respecto al resto de los ciudadanos, pero ahí nadie se atreve a “meter la tijera”. Sobre el salario mínimo interprofesional, mi pregunta es ¿qué político aceptaría vivir con un sueldo de 641,4 euros al mes? Ninguno; sin embargo, el gobierno lo ha congelado, mientras nos fríen a impuestos, y esto es indecente, igual que lo es que a mediados de diciembre de 2011 se aprobara el sueldo que recibirá el expresidente del Congreso al abandonar la primera línea pública: 11.000 euros/mes (el 80% del sueldo) durante 2 años y mantendrá un asistente y un escolta de seguridad durante 4 años, y parece ser que “ conservará “ también coche oficial, no sé si por 2 o 4 años. Indecente es que los ministros puedan cobrar dos sueldos del Estado, compatibilizar su sueldo de ministro con el de senador, con el de su trabajo en el partido y con la “indemnización por cesantía” en cargos anteriores, que los diputados estén exentos de tributar 1/3 de su sueldo del IRPF (solo el 33 % de los diputados del Congreso se dedica en exclusiva a la política, el resto forman parte de fundaciones, empresas privadas, etc) e indecente es también que los españoles tengamos que pagar toda la “porquería” que suponen los coches oficiales.

Como dice el dicho, “al César lo que es del César”, justo es mencionar que el grupo UPyD ha renunciado a varios privilegios que se les atribuye a los parlamentarios, y que IU ha renunciado al plan de pensiones privado que las Cortes ofrece a parlamentarios y trabajadores de las Cámaras. Es un buen comienzo, y el resto de grupos deberían ir tomando ejemplo

Insuficiente del todo la reducción del 20 % a sindicatos, partidos políticos y patronal. Sobran senadores, diputaciones, asesores, secretarios, subsecretarios, etc.

Que el gobierno obligue a la Junta de Andalucía a devolver los más de 700 millones de euros de los ERES falsos, y que todo el dinero público que se ha desviado para uso privado en este país (sin distinción de color político) se devuelva a las arcas del Estado y se acabe así con la corrupción.

Mercè Francesca Bresco
Es Migjorn Gran.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.