Torralbenc: lujo tranquilo y espíritu menorquín en su quinta temporada

Especialidad: Cocina mediterránea

Valorar:
<
preload

02-06-2016

Ya se ha inaugurado la temporada en Torralbenc, en Menorca, que al iniciar su quinto año de vida continua ofreciendo a sus huéspedes la experiencia más auténtica de lujo tranquilo en la isla.

Situado entre Maó y Ciutadella y cerca de las mejores playas de arena blanca y calas de Menorca, resulta un enclave privilegiado para disfrutar durante unos días del espíritu menorquín y de todas las posibilidades que ofrece este paradisíaco rincón mediterráneo.

Inaugurado en el año 2013, Torralbenc se asienta en una antigua finca agrícola de 70 hectáreas, rodeada de zonas ajardinadas y viñedos con vistas al mar. El conjunto destaca por su cuidada arquitectura, para la que se que se recuperaron las tradicionales edificaciones del predio, respetando su esencia y utilizando materiales tradicionales. En estos años de trayectoria, Torralbenc ha alcanzado la conjunción perfecta entre paisaje, arquitectura, confort, gastronomía, servicio y propuestas de bienestar para hacer de la estancia una experiencia absolutamente única en Menorca.

Así, Torralbenc ofrece un amplio catálogo de tratamientos y productos de las reconocidas firmas Natura Bissé y SeaSkin tanto para huéspedes como para aquellos que quieran disfrutar de sus propuestas de bienestar sin estar alojados en el hotel.

Por su parte, el restaurante de Torralbenc cuenta por segundo año con Luis Loza, como chef ejecutivo, quien se encarga de toda su propuesta culinaria en colaboración con Gorka Txapartegi, del restaurante Alameda de Hondarribia, ofreciendo en el restaurante una cocina basada en los productos locales de temporada.

La carta del restaurante reivindica la importancia de la materia prima tratada desde una cocina con raíces y a la vez actual, una cocina centrada en el producto de temporada, en la mezcla de sabores del mar y de la tierra. Esta apuesta se refleja, además de en la carta, en el menú degustación que va cambiando en función del mercado. Como novedad adicional este año, el restaurante contará en comidas y cenas con una parrilla exterior a la vista del comensal donde se elaborarán carnes, pescados y verduras a la brasa.

Una auténtica experiencia gastronómica que se intensifica también por el propio entorno donde se ubica el restaurante. Inaugurado en el año 2013, Torralbenc se asienta en una finca agrícola de 70 hectáreas, rodeada de zonas ajardinadas, olivos y viñedos con vistas al mar. Precisamente el restaurante se ubica en el edificio que se usaba en la finca para el almacenaje de la cosecha y las labores de la vid. En definitiva, Torralbenc propone cocina mediterránea de siempre, reinterpretada con las modernas técnicas de la cocina actual, de la que disfrutar con calma en un agradable comedor o bajo el porche de su terraza al aire libre.

La finca cuenta con un total de veintisiete habitaciones, cuatro de las cuales son Dobles Albenc, situadas en el edificio principal y que combinan la piedra caliza, maderas y tejidos naturales para crear espacios luminosos y acogedores que invitan al sosiego y al descanso. También cuenta con nueve estancias Dobles Superiores, que permiten disfrutar de la tranquilidad y los hermosos paisajes de la zona desde terrazas o balcones privados y de los diferentes rincones llenos de encanto típicamente menorquín. Las otras once habitaciones, Vista Mar, son más espaciosas y la opción más mediterránea para despertarse y disfrutar de las vistas al mar. La Gran Vista Mar destaca de entre todas ellas, y además a esta, se le suman las suites Garden Cottage —que incluye un acogedor salón independiente separado del dormitorio por un pequeño patio— y la Pool Cottage, que dispone de una piscina que se funde con la línea del mar.