La construcción frena la tendencia de crecimiento de los tres últimos años

Mantiene el tirón de obra nueva en Ciutadella y Sant Lluís, municipios con mucho suelo turístico

|

Valorar:
Visto 438 veces
preload
Un chalé en construcción en la urbanización de Binibèquer en febrero de este año

Un chalé en construcción en la urbanización de Binibèquer en febrero de este año

16-02-2018 | Gemma Andreu

La construcción de obra privada ha generado en el primer semestre del año 41 millones de euros de inversión y ha trabajado una superficie global de 73.000 metros cuadrados. En el mismo periodo del año pasado fueron 45,3 millones y la superficie, 90.447 metros cuadrados, lo que supone una tendencia de freno al ritmo de crecimiento que se venía generando desde 2015.

Ese año, el primero real de recuperación en la construcción después de la crisis, la inversión alcanzó 21,3 millones y en 2016 se disparó hasta los 35 millones, según los datos comparativos basados en los proyectos y obras visadas por el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Menorca.

La tendencia al alza se mantiene sólida todavía en el apartado de obra nueva, que en el primer semestre de los últimos cuatro años ha seguido una evolución de 29, 40, 50 y 60. Los municipios con más tirón son Ciutadella y Sant Lluís, dos de los que más suelo turísitico disponible tienen. Entre ambos suman la mitad (14 y 15, respectivamente) del total de este año. Es Mercadal, ocho, y Maó, 15, también muestran empuje, aunque en los años anteriores sus cifras son muy modestas.

Reformas y obras menores

La mayor diferencia aparece en el ámbito que incluye obras menores, trabajos en fachadas y reformas de hoteles, que muestran disparidad entre Ciutadella y el resto de municipios. En el primer caso han sido este años 129 obras y el año pasado 168, mientras que en Maó, el segundo con más atividad en este capítulo, no han pasado de 31 durante el periodo analizado del primer semestre.

La explicación estriba en las exigencias municipales, que son más estrictas en cuanto al control por un técnico de las medidas de seguridad. Deriva de la antigua inspección técnica de edificios, de la que Ciutadella ha sido pionera y además se ha disparado las obras de reforma, cambios de forjado o fachadas. Maó hace un mes que ha comenzado a exigir aparejador en todos aquellos trabajos que impliquen riesgo.

El apartado de piscinas, garajes, naves y casetas de nueva construcción se ha duplicado de un año a otro, de 18 a 34.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

CLARO QUE FRENA
Hace 16 días

Con el colapso administrativo que hay en el consell y ayuntamientos de la isla no es de extrañar. Ellos saben aquello de "ande yo caliente ríase la gente". Esperemos a ver el comportamiento del paro en la isla a partir de octubre.

Valoración:4menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1