Luis de Cuenca: "Culturalmente tenemos una vitalidad inmensa"

El poeta y traductor asegura que la crisis no ha mermado la capacidad creativa en España en todas las artes y "todas las culturas y lenguas del país"

| Maó |

Valorar:
Visto 4 veces
preload

Batalla. Pero solo literaria, la que se vivió anoche en la sala del Ateneu entre los tres poetas - Javier

06-11-2015

El Ateneu de Maó fue ayer el escenario de un combate singular, donde las armas fueron versos y no se registraron heridos, ya que se trató de una justa poética al estilo de las que se celebraban entre trovadores. Una confrontación literaria organizada por Heptaseven Editores en la que participaron los poetas Ponç Pons, José Luis Clemente y Luis Alberto de Cuenca. Encantado de volver al Ateneu, donde ya estuvo con María Kodama, viuda del escritor Jorge Luis Borges, “en el primer viaje que hizo tras la muerte de su marido”, De Cuenca, exsecretario de Estado de Cultura, accedió ayer a hablar con ‘Es Diari’ antes de entrar en liza con sus contrincantes en la rima.

¿Qué armas ha elegido para este duelo poético?
El debate versa sobre cinco temas establecidos: ciudades y viajes, poemas del desencanto, poemas de amor, satíricos y políticos y sociales. La verdad es que me ha costado mucho encontrar de éstos últimos. Pero vamos a leer, de lo que se trata es de una fiesta de la poesía auspiciada por el Consell y en el Ateneu, un sitio emblemático. Es una magia volver a esta isla maravillosa.

Dígamos entonces que se trata de una intervención pacífica...
Sí, es más al estilo de los viejos debates de los poetas provenzales, que se reunían en las cortes de amor de los castillos del Midi francés, donde establecían justas poéticas en las que no fluía la sangre, lo que había era solamente versos que corrían por todas partes y llenaban de calor la fría estancia del castillo de las damas, porque eran sobre todo castellanas, mujeres, las que auspiciaban estos debates.

Los recortes presupuestarios actuales castigan especialmente a la cultura. ¿Es necesario que esté subvencionada?
Yo opino que la cultura no tiene que estar subvencionada en lo que se refiere a aspectos creativos; los creadores tienen que crear su obra al margen de los poderes públicos y precisamente es eso lo que les va a dar la independencia siempre deseable en un creador. Sin embargo sí es importante la colaboración de las administraciones públicas a la hora de conservar el riquísimo patrimonio español, ya que si no, no habría presupuesto en el mundo para poder conservarlo en condiciones, porque es uno de los más ricos del planeta.

Como decía la canción de los 80, ¿corren malos tiempos para la lírica? ¿O son incluso peores que para otros campos de la cultura?
Corren malos tiempos para la cultura a nivel presupuestario pero en cambio son excelentes en cuanto a capacidad creativa en todas las artes. El Siglo de Oro contempló una España en práctica bancarrota, y sin embargo era una España que estaba en la vanguardia del mundo en cuanto a creación, con Velázquez, Lope, Góngora y Quevedo vivos y haciendo las maravillas que hicieron. Tenemos que tener esperanza en que el hecho de que estemos mal económicamente no significa que culturalmente lo estemos, de hecho, pienso que tenemos una vitalidad inmensa en las distintas lenguas y culturas de España.

¿Y qué me dice de la poesía, en qué estado se encuentra?
Desde el punto de vista económico nunca ha habido buenos tiempos para la lírica, porque los poetas nunca han vivido de su actividad creadora. Los poetas tienen una profesión, y además son poetas. La poesía no independiza a nadie desde el punto de vista económico. Ni son buenos ni son malos estos tiempos, la lírica siempre tiene un lugar de privilegio en cada civilización y cultura. Hoy lo tiene como lo tuvo en las cortes de amor de la vieja Provenza o como lo tuvo en el siglo VI a.C. en Grecia o en nuestro Siglo de Oro. Y siempre es un lugar de preeminencia.

¿Cómo se siente respecto a sus poemas con el paso del tiempo?
Conforme se van cumpliendo años le diré que, prácticamente no hay ningún poema de los que he publicado que rechace. No hay una sensación de “ese no fui yo”. Hay la sensación de que hay un camino, una trayectoria, y de que hay que quemar etapas, pero acepto muy gustoso todo lo que he escrito. No porque sea maravilloso, ni siquiera bueno, sino porque es lo que he podido aportar a la poesía española y porque es mío. Y lo de uno hay que quererlo porque si no, se pasa muy mal, ¿no?

¿Trabaja en algún nuevo proyecto?
Tengo uno muy bonito, la revista “Litoral”, que es mítica, de Málaga, que se fundó en los años 1920 y editó algunos de los libros de la Generación del 27, ha tenido la ocurrencia de dedicarme un número, y estamos fabricando su contenido. Será una antología mía pero habrá también muchas ilustraciones, cartas y ocurrencias gráficas. Puede ser un reto.

¿Está totalmente alejado de la política?

Completamente, estoy fuera. Lo cual no quiere decir que no tenga muy buenos amigos que están en política y admiro a quienes están en este momento tan crítico en política, dando la cara. Me parecen héroes. Mi momento político ya pasó, mientras duró fue interesante, me introdujo en círculos que no conocía, pero mi mundo es el de la literatura y en ese mundo quiero estar hasta que desaparezca.

¿Qué le parecen medidas políticas como la reforma educativa?

Yo pienso que es racionalizar un sistema que necesitaba una racionalización. Lo que me gustaría, y se lo he hecho saber al ministro Wert, es que en esa reforma se tuviera en cuenta algo tan importante como las Humanidades Clásicas, y espero que al final nos haga caso a los filólogos griegos y latinos y que atienda la reivindicación de contar con el estudio del latín y del griego, éste opcional, en el Bachillerato. Eso nos hará relativizar muchos problemas y conocer la auténtica sabiduría.

¿Se dejan de lado las humanidades y las lenguas clásicas porque solo interesa formar ciudadanos que sean empleables, competentes y competitivos?
Es que serán más empleables, más competentes y más competitivos en la medida en que tengan el cerebro más lleno de cosas importantes y serias. Y el latín y el griego son unas herramientas formidables para hacer a los ciudadanos competentes, competitivos y sabios. Incluso hacer que descuellen en el mundo empresarial al tener un ‘background’ más amplio e importante. No hay licenciados en Filología Clásica en paro en Estados Unidos, he sabido que se los disputan en las empresas. Un señor con una educación humanística importante puede ser un perfecto empresario, gerente o agente social.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.