ZULEMA BAGUR BARBER. Mahón, año 1963. Casada. Fotógrafa, diseñadora de joyería y bisutería y pintora

"La cultura, en el concepto más amplio, te permite conocerte a ti mismo y dar todo"

La polifacética artista asegura que le "ilusiona crear, pero no quiero aislarme, porque quiero ser parte del todo, compartiendo con mis amigos mis proyectos y los suyos"

| Maó |

Valorar:
Visto 8 veces

Para Zulema Bagur Barber su concepto de Cultura se identifica con el que propugnaban los artistas del Renacimiento, cultura total, por ello no me atrevo a definirla solo como pintora porque, de hacerlo así, la despojaría de una serie de facetas artísticas que cultiva, y en las que quiere seguir creciendo para aportar un mundo interior, el suyo, lleno de “colores, letras, música y un amplio etcétera”.

El arte, la cultura tiene para usted un significado especial, no solo consiste en…
Dibujar, pintar, sino sobre todo crear y con los utensilios que sean, bajo un concepto amplio que tiene mucho que ver con el que sentían los artistas renacentistas.

El arte siempre estuvo en su proyecto de futuro, incluso quiso marchar a Barcelona para estudiar y formarse como artista pero, no fue posible.
Porque las circunstancias familiares no me lo permitieron. Sin embargo no arrojé la toalla, al contrario, volé por libre e inicié mi aprendizaje en la fotografía, pero no me sentía satisfecha del todo, quería dibujar, pintar, por ello en 1986 me pasé a la pintura y tres años después me matriculé en la Escola d’Arts de Maó, en donde me especialicé en Diseño de Joyería y Bisutería (1989-1993).

Y luego siguió haciendo camino.
Pues sí, desde el 90 al 92 asistí a varios cursos en el Institut Balear de Disseny, y aquí en Mahón me gradué en Artes Plásticas y Diseño, e incluso asistí a los cursos de la Universidad Internacional Illa del Rei en las ediciones de 2007, 2008 y 2009.

Presiento que con la idea de seguir siendo ‘esponja’.
Sí, porque al ampliar tu formación creces en todos los aspectos, para mí el crecer es fundamental, no solo como artista sino también como persona.

En Ca’n Dolfo hizo su aprendizaje fotográfico. ¿Dónde realizó el de dibujo y pintura?

Efectivamente, con Dolfo me inicié en la fotografía pero comprendí que no era lo que buscaba y fui a por nuevos retos. Me matriculé en la Escuela de Dibujo del Ateneo, por ello digo que mis maestros fueron Dolores Boetcher, Pepe Vives y Josep Bagur, un personaje entrañable donde los haya; todos ellos me ayudaron muchísimo, incluso afirmaré que éramos un grupo interactivo, que entre todos íbamos trabajando en un continuo intento de mejorar.De este grupo destaca y recuerda especialmente a Rafael Vidal.Si, Rafael Vidal y yo somos prácticamente de la misma edad, empezamos juntos y seguimos todavía siendo excelentes amigos.

Afirman que es paisajista.
Lo dicen y puede que parte de culpa sea mía porque he expuesto reiteradamente paisaje. Sin embargo he dibujado mucho al natural, en el Ateneo dibujábamos, pintábamos con modelo, experiencia difícil pero enriquecedora, aunque en esta especialidad no soy muy conocida.

Yo diría que le seduce aprender, crecer, buscando siempre dar un paso más.
Efectivamente, para mí la cultura es pasión total, compleja, amplia, con el mismo espíritu, como ya he apuntado, de los artistas del Renacimiento.

En definitiva, ser esponja ¿no?
Posiblemente, pintura, música, canto, ópera, danza, creación literaria, todo, por ello intento estar en constante vigilia para ir creciendo y aprendiendo.

También es una persona vitalista, abierta, sin embargo el crear es un acto mayoritariamente solitario ¿no es así?
Sí, cuando creas, ya sea pintando o escribiendo, eres tú sola y te enfrentas a un folio o a una tela en blanco, pero luego siento la necesidad de abrirme, de compartir mis experiencias con otros, con mi entorno y ser parte de un todo.

Me ha dicho que quiere estar sola pero no aislada ¿es así?
Lo es, quiero estar sola para crear, pero no quiero estar aislada, quiero y deseo compartir, tener amigos, vivir con la máxima plenitud posible.

Y en libertad … ¿es crítica consigo misma?
Muchísimo, incluso dura; hay quienes dicen que soy excesivamente perfeccionista, pero esta es mi forma de ser. Con mis cuadros busco la máxima perfección posible, por ello me ilusiona trabajar con los colores, con los materiales, experimentar nuevas formas y trasmitir las mejores sensaciones que siento ante el mar, un paisaje o una figura humana.

Experimentar en un artista es totalmente lógico, ¿pero qué pretende con ello?
Mejorar, cambiar para dar un paso más hacia un trabajo bien elaborado y sentido. Luego al final de este camino llega la crítica, es decir, la autocrítica que, como le he dicho, soy muy dura.

Yo añadiría que lo que pretende es ser “tú misma”.
Por supuesto. Todo artista pretende revelar su personalidad a través de sus obras, y expresar sus sentimientos por ello intento ser yo misma.

En su currículum, aparecen determinados premios que me chocan, como el primer premio de Fotografía en color de TVE Madrid. ¿Qué le motivó a competir?
Tenía 17 años y probé fortuna. Fue bonito, salí en la ‘tele’ a una edad en la que tales cosas te ilusionan. Desde 1980 hasta 1984 participé en varios certámenes con un balance bastante positivo; luego y a partir de 1990 obtuve varios premios en el apartado de logotipos.

Pero lo suyo es, sobre todo, la pintura y en este apartado ha ganado varios títulos.
Si, en el año 96 conseguí el primer premio de Pintura San Antoni de Sa Nostra; luego en 2008 gané la Medalla de Oro “Premio Guillermo de Olives”, en el XXXVIII Salón de Primavera del Ateneo, y entre ambos hay otros premios como el primer Premio de Pintura de las fiestas de Sant Jaume, el haber sido seleccionada en el X Premio Emilio Ollero, instaurado por la Diputación de Jaén y el premio Josep Torrent Prats, de la exposición “Refugi de mar”, de “El Iris”.

Además de todo ello ha participado en numerosísimas exposiciones individuales y colectivas; andadura que inició en 1988 compartiendo estadio, en la sala de Cultura Sa Nostra de Es Castell, y en solitario en las Galerías Artara de Mahón y Liorna de Ferreries, concretamente en el año 1995. ¿Seguirá en ello?
Si, el próximo verano pienso exponer en Mahón. Todavía tengo el tema por concretar, porque el camino que sigo es el de ir pintando y cuanto tengo el material suficiente me decanto por un tema o por varios.

¿Se has dedicado al diseño?
Sí pero el diseño de joyería no acabó de seducirme ni me emocionó. Lo mío es pintar y en esta disciplina me siento realizada.

¿Le atrae la escultura?
Diré que me gusta mucho pero sigue siendo mi asignatura pendiente; me atrae esculpir, tallar y pienso que algún día me dedicaré a ello. Sin embargo y debido al perfeccionismo del que le he hablado, debo racionalizar mi tiempo, porque de lo contrario entraría en una espiral cuya salida es siempre muy complicada.

Grabado, acuarela …
Ya dije que cualquier disciplina me atrae, de niña siempre estaba con el lápiz en la mano. Sin embargo el grabado exige mucha dedicación y, por lo anteriormente explicado no me he implicado en esa disciplina. De la acuarela diré que no es una modalidad fácil, porque has de adivinar la reacción de una gota de agua, aunque a mí me gusta y me aprovecho de sus caprichos, me refiero a los caprichos de una gota de agua … pero como el artista debe experimentar, por lo menos yo lo entiendo así, combino diferentes formas y estilos, aunque sigo diciendo que el óleo es mi fuerte.

Lhítica, ¿también le sedujo?
Para mí la piedra es algo muy apreciado, como si quisiera contarte algo del pasado, de sus vivencias. Es ‘com tocar mare’, entrar allí es una experiencia maravillosa, algo íntimo que te produce una sensación especial, como el de una vida que se inicia.

¿Qué siente cuando está en aquel lugar mágico?
Como si saliera de este mundo, me aíslo por completo y me produce una sensación fantástica que me permite meditar con plena libertad. Siento algo mágico que incluso llego a dudar de si es real o solo un sueño; sus colores, un pequeño árbol que se aferra a la piedra para seguir viviendo, lo dicho, un lugar de ensueño.

A través de su obra, ¿qué intenta trasmitir?
Parte de cuanto llevo dentro de mí, por ello me gusta que me digan lo que ven o sienten ante mi pintura para poder así compartir las sensaciones que mi obra les produce. Mi intención no es otra que trasmitir aquello que yo siento.

¿Qué es para usted la pintura?
Para mí la pintura es color; puede que le asombre, pero el color, la amplia gama de colores es un gran transmisor de todo tipo de sensaciones.

Me ha apuntado que su dios menor era Mark Rothko, pintor abstracto, creador del Studio 35 de Nueva York.
Sí, un pintor con una especial preocupación por el color. Su pintura evolucionó desde los tonos cálidos hasta una paleta crecientemente opaca, y al final culminó sus telas en las que predominaban los grises y los blancos e incluso los negros.

Tendrá, además de Rothko, otros ídolos, ¿quienes?
Muchísimos, la pintura me gusta tanto que mis pintores favoritos son legión. En la lista están Goya, Velázquez, Van Gogh, Cezanne y otros muchos, infinidad de ellos.

¿Van Gogh por excelencia?
Sí, tuve la oportunidad de visitar en Amsterdam el museo Van Gogh y a partir de aquel momento me enamoró, su pincelada pastosa me entusiasmó como también la utilización de los colores.

También la literatura, el arte de escribir, es uno de sus referentes, ¿le apasiona?
La vida, toda ella me apasiona, y la literatura, el “arte de escribir” como lo ha definido no podía ser la excepción. Escribir te permite conocerte a ti mismo y conectar con todo tipo de personas … me gusta el relato corto, sobre todo aquellos que destilan humanidad. Pero todo este mundo me subyuga, por ello he acudido y acudo a toda clase de talleres de creación literaria, o a ciclos literarios como “L’ofici d’escriure” que impartieron en el Ateneo Manuel de Lope, Ponç Pons, Cristina Fernández y Mercedes Abad, y a otras citas, como un curso de narrativa que tuvo lugar el pasado mes de noviembre en el Ateneo de Barcelona.

Su vitalidad es asombrosa, ¿hay algo más que hayamos dejado ‘suspendido en el aire’?
El que soy una contumaz viajera. África me atrae como un imán, pero no solo el continente africano sino cualquier lugar del mundo, sin embargo la India es algo especial, me gustaría repetir porque las sensaciones que allí sentí, la ternura de su gente, es algo entrañable.

También disfrutó en Estambul, y en Siria, en Jordania o en el Líbano.
Sí, el viaje a Estambul fue especial, en una atmósfera también especial, de los otros apuntaré que la experiencia fue maravillosa, sin embargo son lugares hoy por hoy vetados. Confiemos en que en un futuro podamos volver a visitarlos.

Sí, porque la mayoría de aquella gente quiere que la paz se instauré con proyección de futuro, en su propia hogar.
Efectivamente, todos quieren la paz, vivir sin esta constante opresión que les agobia y sin sufrir las consecuencia de unos conflictos no deseados, vivir el día a día sin sobresaltos, simplemente en paz y esperanza.

Un mirada atrás, sin ira, pero con sinceridad es de obligado cumplimiento. ¿Qué siente al cerrar 2012?
No sé como explicarme, es sumamente difícil concretar pero diré que, aunque me gusta ser optimista, la herencia de 2012 no da para dar saltos de alegría; fue un año muy duro, con situaciones extremas que deseo no se repitan, sin embargo pienso que con pasión, ilusión y ‘molta feina’, la situación heredada mejorará, al menos este es mi deseo.

Situación preocupante porque …
La gente de la calle -la mayoría silenciosa- está confusa, despistada, y los otros, los políticos y financieros, no saben qué camino elegir para salir de esta crisis que ha provocado un auténtico cataclismo.

Han fallado muchas cosas, pero usted ha apuntado hacía una en concreto.
Si, la honradez, no ignoro que hay políticos honrados, honestos, pero también sé que hay otros que no lo son, o no lo han sido y esto en gente que ha sido elegida para servir, no es tolerable ni admisible, es de vergüenza ajena.

En estos momentos, ¿Qué es lo que más le preocupa?
Todo, el paro, los desahucios, la pobreza, la creciente crispación, todo, por ello deseo ardientemente que encontremos una salida beneficiosa a esta situación, que genera tanto dolor y tanta inquietud e incertidumbre.

Acabamos de abrir un nuevo año, ¿qué cree que necesitamos para avanzar positivamente?
Mucha fuerza para “sortir d’es clot” en que estamos sumergidos, luego un clima de sosiego y optimismo porque nos aguardan días difíciles y hemos de estar preparados para seguir peleando.

Ya en la recta final una pregunta ingenua. Actualmente ¿puede un artista vivir de su trabajo?
Es difícil. No resulta fácil ni te proporciona la seguridad de otras clases de trabajo, pero vas haciendo, aunque debes complementarlo con otras actividades a ser posible no desvinculadas del arte.

A la espera de su nueva exposición, y con un constante trabajo de creación, ¿qué le pide a la vida?
Primeramente salud, luego pasión e ilusión.
Algo que nunca debe faltar para seguir creciendo y creando.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.