Vientos de ayer, postales de siempre

Los temporales de invierno siempre han mostrado la imagen más salvaje de la costa menorquina

Valorar:
Visto 5 veces
preload

Varios surfistas aprovecharon la altura de las olas de los últimos días para practicar su afición en las orillas de la costa norte (Foto Lita Triay)

06-11-2015

O.R.P.     Maó
El viento ha vuelto y con él las viejas postales que se quedan grabadas en la retina de todos los menorquines. La fuerza de la naturaleza en su máximo esplendor. El recuerdo constante de su peligrosidad y de su belleza. La estampa que nos advierte de estar en un lugar distinto al resto.

Cada invierno se repiten los cielos rojizos que anuncian viento. Sin embargo, nunca cansa contemplar su poder. El mar se torna azul oscuro, casi negro, y espumoso. Choca contra las rocas, rabioso, y esparce el salitre por paredes, coches y abrigos. Incluso los besos de invierno son salados. También en verano.

Fotografías que no requieren de artistas para que pasen a decorar cualquier rincón del hogar. Desde Cala en Bosc hasta Binibèquer, Menorca recobra con el viento una de sus mejores estampas. Lástima que al turismo masivo no le apasione el viento porque de un buen reclamo invernal podríamos hablar. Sólo a los surfistas, empecinados en su afición, se les ocurre hacerse al agua.

Olas y más olas que disfrutar y con las que jugar. Agua de mar que avisa, que recuerda a quienes se aproximan que nadie está a salvo si no tiene cuidado. Al mar hay que temerlo, respetarlo, pero también hay que amarlo y disfrutarlo. Esto es lo que han hecho muchos en los últimos días y lo que harán otros tantos cada invierno que pasen en Menorca. Una tierra de lindas playas en verano que son devoradas con el frío.

La postal es única, como única es una gota de agua, por mucho que se parezca a sus semejantes. Lo que no es nunca idéntico es ese sentimiento de quienes contemplan, tormenta tras tormenta, la costa y ven en ella un motivo más por el que amar este pequeño trozo de tierra llamado Menorca. Los vientos son los de ayer, sí, pero los recuerdos quedarán para mañana.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.