El partido expresa su apoyo a los trabajadores de Kraft y se opone al cierre de la planta

El comité del PSOE avala a Carbonero y le emplaza a formar gobierno en Ciutadella

Los socialistas aprueban una resolución en la que apuestan por un pacto progresista admitiendo que, "a pesar de las notables diferencias ideológicas", se hace necesario el apoyo de UPCM

Valorar:
Nunca vista
preload

BALANCE. Tras el comité insular, el secretario general Marc Pons repasó la reunión para los medios con Pilar Carbonero y Vicenç Tur

06-11-2015

LL.A.C.    Ciutadella
Espaldarazo del PSOE menorquín a Pilar Carbonero y a las negociaciones para formar un gobierno progresista en el Ayuntamiento de Ciutadella. El comité insular del partido avaló ayer a la secretaria general del partido en Ciutadella y a la ejecutiva local para seguir adelante con las conversaciones con el PSM para intentar desbancar a Llorenç Brondo y al Grupo Mixto del Ayuntamiento. Eso sí, el comité ratificó los límites de la negociación: el PP debe quedar fuera de cualquier gobierno alternativo en Ciutadella.

No es novedad, pues el propio Partido Popular ya se ha autoexcluido y ha confirmado que seguirá en la oposición, pero ayer Marc Pons dijo muy claramente que "no habrá pacto con el PP. Hay unas líneas rojas marcadas, y no gobernaremos con quien nos ha situado al borde del acantilado". De hecho, los socialistas insistieron ayer en que la crisis en el Ayuntamiento de Ciutadella solamente tiene un culpable, y éste es el Partido Popular. "Aquí (en Ciutadella) las instituciones han perdido cualquier tipo de credibilidad, y esto es culpa del PP. Ahora a nosotros nos toca recuperar ese crédito", asegura Marc Pons. En la misma línea se pronuncia Pilar Carbonero, al asegurar que "la situación actual es fruto de los años de nefasta gestión por parte del PP".

Si bien los socialistas excluyen a los populares de un hipotético pacto de gobierno, critican también que los conservadores se decanten por una abstención si se llega a presentar una moción de censura y Carbonero es la candidata a alcaldesa: "Parece que la junta local de Ciutadella no se ha renovado tanto como dice, puesto que una abstención en una moción de censura de la que ellos nos hicieron partícipes no es el mejor modo para demostrar la ruptura con las formas del pasado", entiende.

UPCM, SIN DEFINIR
El PSOE encomienda a Pilar Carbonero seguir con las negociaciones para culminar un gobierno progresista en Ciutadella, pero explícitamente, en una resolución aprobada ayer, los propios socialistas admiten que con el apoyo del PSM no basta para materializar sus aspiraciones. "Para poder realizar un cambio de gobierno se hace necesaria la signatura de UPCM, a pesar de las notables diferencias ideológicas que nos separan", dicen.

En la rueda de prensa posterior, Pilar Carbonero tampoco aclaró mucho si esto significa dar entrada a Triay en el gobierno o contar con su apoyo externo: "Primero debemos conseguir el acuerdo PSOE-PSM, y después abrir una mesa de negociación con el voto que nos hace falta, y explorar las opciones posibles, como un gobierno con apoyo externo, acuerdos programáticos... Está aún por definir", apuntaba Carbonero, en un discurso que se ha acercado mucho al del PSM, que presenta mayores reparos a pactar con Joan Triay.

DEVOLVER LA CONFIANZA
La resolución que ayer aprobó el comité insular del PSOE no sólo insta a los socialistas a gobernar en Ciutadella, sino también a recuperar el crédito que -dicen- ha perdido el Ayuntamiento. Una misión que debe hacerse, según la resolución, en base a dos premisas: un pacto para luchar contra la corrupción, el amiguismo y el abuso de poder, y una gestión basada en "los valores de la objetividad, neutralidad, responsabilidad, imparcialidad, transparencia, austeridad, honradez, igualdad y dedicación al servicio público".

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.