facua detecta un fuerte aumento de las reclamaciones de consumidores

Malabaristas de la crisis

La actual situación económica agudiza el ingenio de quienes llevan las cuentas de la economía familiar con el objetivo de alcanzar final de mes sin apuros

Valorar:
Visto 6 veces
preload

Cesta de la compra. Los consumidores revisan más las facturas y los precios de los productos, según organizaciones como FACUA

06-11-2015

Marga Vives    Palma
"A nosotros de momento no nos ha afectado la crisis, pero como andamos con algo de miedo, intentamos 'cortarnos' bastante. Antes íbamos a cenar fuera todos los fines de semana. Ahora solemos ir una vez al mes". Lorena forma parte de la nueva hornada de economistas de lo doméstico forjada a la sombra de la inminente recesión. Maestras -sobre todo ellas- del apaño, su pericia en estirar pagas y ceñir cintura no tiene igual. Son malabaristas de la crisis.

Como Gema, madre de familia mileurista, el segundo retoño en camino, y "agraciada" con una hipoteca moderadamente baja, de las que ya no se recuerdan; "siempre hemos ido con el cinturón apretado, lo fundamental es dejar los caprichos a un lado, nada de cine ni de salir a cenar", relata. En la compra, lista cerrada, marcas blancas y las sobras, para caldo, puré o croquetas. Este clásico del ahorro toma más fuerza que nunca cuando ruge el bolsillo.

Eva juega con ventaja. Trabaja en un supermercado, así que no se le escapa ni una oferta. En casa de Carmen entran dos sueldos que apenas suman los 2.000 euros. "De ahí salen los 250 euros de colegio, los 700 del alquiler, las facturas de agua, luz, teléfono, etc. Aún no sé cómo nos las apañamos, la verdad", reconoce.

"La crisis nos está ayudando a controlar el gasto", sostiene el presidente en Balears de la organización de consumidores FACUA. El comprador revisa su factura y sucede que sube el número de reclamaciones porque "detecta fallos en los que antes no reparaba o a los que no daba importancia". El volumen de quejas ha crecido hasta un 20 por ciento, pero sobre todo los recientes cambios en la facturación eléctrica por parte de GESA han originado un verdadero aluvión de consultas, casi un centenar en sólo 10 días.

El ciudadano cuida su economía. Y recurre al ingenio para gastar menos en lo cotidiano. "Desde hace tiempo, al ducharnos reservamos en unos pequeños bidones el agua fría que sale al principio, hasta que llega la caliente, y luego la utilizamos para fregar", revela Nuria. "En la cisterna hemos colocado una botella para que ocupe espacio y así no gastamos tanta agua", explica Gema. "No tiro ningún envase sin antes cortarlo con las tijeras y apurar todo su contenido", indica entre risas Genoveva.

Préstamos
Hila, malagueña, regenta negocio propio con su marido. "Es complicado organizarse cuando no tienes unos ingresos estables y sí gastos siempre fijos y recibos de todos los colores y tamaños mes a mes", advierte, aunque ella le echa "imaginación al máximo". Y horas. En los últimos meses se ha leído la letra pequeña de todas las ofertas de seguros que pasaron por sus manos, para cambiarse a la compañía que les daba más servicio por menos dinero. "Nos hemos ahorrado unos eurillos", garantiza.

Otra cosa son las comisiones bancarias. "Antes me daba igual, pero ahora lo miro mucho", señala Hila. La delegada en Balears de Ausbanc (la Asociación de Usuarios de Banca), Isabel Martorell, recomienda aguzar la vista con las cancelaciones anticipadas o las subrogaciones de hipotecas que, posiblemente, se convertirán en plato diario. "Desde diciembre hemos notado un aumento importante de casos de morosidad de familias y empresas", subraya.

En los dos últimos meses Ausbanc ha registrado una media de seis consultas diarias sobre la moratoria de cuotas hipotecarias para personas desocupadas. Esta medida, de ámbito estatal, permite aplazar durante dos años el pago de la mitad de la cuota. Ninguno de los interesados reunía las condiciones exigidas, entre ellas, que la deuda contraída sea inferior a los 175.000 euros.

Ruth recela de los préstamos; "nunca hemos tirado de créditos personales ni de tarjeta para financiar nada". Paula ha restringido las llamadas telefónicas y recientemente canceló todas sus suscripciones. El marido de Luna solía tomarse todas las mañanas su café con leche en el bar. "Ahora desayuna en casa. Al final de la semana es un gran ahorro; no te dabas cuenta, pero era un dinero que se iba", sentencia.

Una guía de buenas prácticas
La Conselleria de Salud y Consumo presentó ayer la Guía para el Consumo Responsable en la Economía Familiar, que recoge recomendaciones dirigidas a los consumidores y usuarios de bienes y servicios en Balears.
El documento se estructura en diez apartados que corresponden a otros tantos ámbitos de consumo considerados como los más importantes para un buen mantenimiento de la economía doméstica.

La guía aborda los principales consejos para el consumo responsable de artículos de vestido y alimentación, del suministro de agua y energía, de las comunicaciones, de los servicios bancarios, el transporte, la sanidad y la educación, que son, probablemente "el caballo de batalla cotidiano de cada una de las familias de las Islas", según el director general de Consumo, Diego González.

El manual también incorpora un apartado sobre comercio electrónico a través de internet, un "mercado emergente, pero que ya tiene un peso específico importante en el gasto medio de gran parte de los ciudadanos", indica González.

Cada capítulo de la guía contiene un primer bloque con información relativa a las normas legales y a los derechos de los consumidores y usuarios. En un segundo apartado se incluyen consejos útiles para una buena práctica de consumo.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.