Datos correspondientes al informe del Govern sobre 2008

El peso de los touroperadores baja un diez por ciento en siete años

El turista que visita Menorca abandona progresivamente el paquete turístico y se inclina por la contratación directa de los servicios gracias al auge de internet y las aerolíneas de bajo coste

Valorar:
Visto 4 veces

O.R.P.     Maó
Contratar un paquete turístico para venir a Menorca no está de moda. Los touroperadores han perdido peso como intermediarios en la emisión de visitantes. En siete años su capacidad de influencia en el flujo turístico ha caído un diez por ciento. El auge de las nuevas tecnologías y la eclosión de las aerolíneas de bajo coste han moldeado el perfil de un nuevo turista. El de ayer era pasivo, el de hoy es activo. El informe anual del Govern referente a 2008 constata este cambio y apunta a un envejecimiento constante del visitante tipo de Menorca.
Una vez más el turista español ha vuelto a ser el mayoritario. El Reino Unido como principal país emisor ha pasado a la historia. Este cambio de nacionalidad es la que ha motivado, en gran parte, la pérdida de peso de la touroperación. El visitante nacional es poco previsor. De hecho, reserva sus vacaciones con muy poca antelación, por lo que prefiere escapar de los corsés del paquete turístico. Internet es el gran aliado de esta flexibilidad. Hace siete años sólo el 14 por ciento de las reservas se hacían utilizando este canal. Ahora lo hace el 70 por ciento de los turistas que nos visitan.

La reducción en la importancia del touroperador representa una arma de doble filo para la maquinaria turística. Por un lado se consigue, con la contratación directa, eliminar intermediarios y aumentar la rentabilidad. Sin embargo, muchas compañías aéreas supeditan su programación a las plazas que pueda contratar la agencia emisora. Así se explica, en varios casos, la pérdida de enlaces que ha sufrido Menorca en los últimos años.

La menor importancia de la touroperación no es un fenómeno exclusivo del visitante nacional. Tanto el británico como el alemán está apostando por vías de contratación alternativas. Más de la mitad de los turistas de ambos países ha cambiado de hábitos.

El anuario turístico del Govern indica la evolución que puede seguir el turista tipo de Menorca. Sólo en un año ya se ha podido comprobar como el cliente tipo se envejece. El visitante menor de 25 años ha perdido fuelle. En cambio, el mayor de 65 años aumenta.

El cambio generacional  es consecuencia directa de la apuesta menorquina por el turismo familiar. Esta estrategia es la que, con la crisis, hace más vulnerable la Isla ya que son precisamente las familias quienes más notan la recesión. Este año se perfila complicado.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.