Entrevista con el presidente de la Real Academia de Medicina de les illes Balears

"El hospital de la Illa del Rei fue el único diseñado para este fin"

El doctor Alfonso Ballesteros ofreció ayer en el Ateneo de Maó una conferencia sobre la sanidad militar en la Guerra de la Independencia

Valorar:
Visto una vez
preload

ballesteros. El doctor conferenció ayer en el Ateneu de Maó

06-11-2015

M.P.F.     Maó
El doctor y presidente de la Real Academia de Medicina de les Illes Balears, Alfonso Ballesteros, disertó ayer en el Ateneo de Maó sobre sus conocimientos al respecto de los distintos aspectos sanitarios que condicionaron la actuación de los ejércitos durante la Guerra de la Independencia con motivo del ciclo organizado por la entidad para conmemorar el 200 aniversario conflicto, que comenzó en el año 1808 y se prolongó hasta 1814.
Ballesteros decidió destacar la importancia de la sanidad militar durante el conflicto bélico debido principalmente a su profesión "ya que ejercí la sanidad militar", recalca.

¿Cómo describiría la sanidad durante la Guerra de la Independencia?
Cabe considerar que en aquella la medicina y la cirugía eran profesiones separadas y con frecuencia enfrentadas. La unificación no se produjo hasta 1827. Además la medicina estaba muy atrasada, el desarrollo científico médico no llegó hasta la segunda mitad del siglo XVIII. Por el contrario, la cirugía había tenido un gran avance dado que en el siglo XVIII se crearon los Reales Colegios de Cirugía.

Aún así, ¿la cirugía era una práctica agresiva en aquel entonces?
Aunque estuviera avanzada estaba hipotecada por dos motivos. El primero de ellos era que no existía la anestesia, que se desarrolló en 1848 y el segundo, porque no se conocía el mecanismo de las infecciones que eran un gran problema puesto que el 90 por ciento de las heridas se infectaban. Por ejemplo en la batalla de Leipzig, en octubre de 1813, participaron 450.000 soldados, murieron 100.000 en el campo de batalla y 34.000 resultaron muertos por infecciones. La mortalidad era del 33 por ciento. Un concepto revolucionario fue el de las ambulancias. Hasta entonces los soldados no eran atendidos hasta el final de la batalla. Con esta invención, un equipo de cirujanos a caballo que transportaban material sanitario y que volvían a la retaguardia cargados de heridos. Otra novedad fue que había una tendencia a ser muy activos en la amputación, una solución que contaba con una  mortalidad del 50 por ciento. Sin embargo surgió una tendencia muy conservadora, ser poco agresivo con las heridas y tratar de no entorpecer la tendencia natural de las heridas a curar. Fue la llamada cura española adoptada por otros ejércitos.

¿Por qué motivos las bajas por enfermedad superaban diez veces a las de heridos?
En la Guerra de la Independencia la práctica totalidad de la población sufrió hambre y desnutrición porque se producían menos alimentos, había ejércitos que no comían y las enfermedades comunes aumentaban. Además, también se dieron las grandes epidemias como la disentería y el tifus exantemático que se transmite por piojos y que fue el acompañante habitual de los ejércitos y colectivos hacinados y fue la causa de la rendición de Zaragoza porque fallecían 600 enfermos diarios y ya no había combatientes.
Además, debemos preguntarnos por qué el Ejército español, poco numeroso y mal armado fue capaz de derrotar al Ejército imperial napoleónico. Y fue gracias a la aparición de las guerrillas, guerra pequeña. Se calculan unos 50.000 guerrilleros. Otro motivo fue la aparición de los sitios en las ciudades. El Ejército napoleónico estaba acostumbrado a batallas campales y fin a la guerra pero en España, soldados y población civil se encerraban en los pueblos y aguantaban y surgían por todos los sitios, lo que hacía que las tropas perdieran tiempo, muchas bajas y psicológicamente estuvieran muy afectadas. Es lo que ocurre en Irak.

Aunque la medicina estaba atrasada, ¿la sanidad militar iba más avanzada que la civil?
Sí porque estaba más organizada. La militar se organizó con motivo de las Guerras Napoleónicas. De todas formas la sanidad militar sólo asistía a los ejércitos regulares. Durante la Guerra de la Independencia la asistencia a las guerrillas se hacía con medios de la población civil. Incluso en algunas zonas no había sanidad militar por lo que el peso recayó en la sanidad civil.

¿Qué papel tuvo el hospital de la Illa del Rei?
En España sólo había 12 hospitales militares de primera, es decir que disponían de un médico, un cirujano y un ayudante con practicantes y enfermeros. En Balears había dos, uno en Palma y el de Maó, que era el único diseñado a tal efecto con una estructura moderna, típica de un hospital de aquella época que seguían la arquitectura que todavía se puede apreciar en los grandes hospitales británicos.

¿Y tuvo mucha actividad?
Balears no sufrió la guerra pero sí muchas privaciones porque muchos ciudadanos de la Península se refugiaron en las Islas. Es así como el hospital no tuvo actividad sanitaria extraordinaria. Lo único que sufrió fue el transporte de heridos desde Gerona y Tarragona para ser atendidos en Maó. 

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.