Las averías en el tendido eléctrico provocaron oscilaciones y cortes de luz, los más graves en Sant Lluís y Ferreries

El azote del viento deja un rastro de árboles caídos y desperfectos

El temporal alcanzó su punto álgido al mediodía, con rachas de hasta 110 kilómetros por hora, y obligó a cerrar el puerto de Maó y a suspender el tráfico marítimo entre Alcúdia y Ciutadella

Valorar:
Visto 22 veces
preload

Peligro. Efectivos de los bomberos durante una de las múltiples intervenciones realizadas durante el día de ayer, en la imagen, en la Avenida Menorca de Maó

06-11-2015

F. Saborit    Maó
El fuerte viento del oeste, que alcanzó rachas de 110 kilómetros por hora, obligó ayer a cerrar el puerto de Mao a las 11.15 horas y provocó la suspensión de los trayectos entre Alcúdia y Ciutadella que realiza la naviera Baleària. El cierre de Maó, que se decreta cuando el viento supera el máximo permitido por Capitanía Marítima, 30 nudos, no causó incidencias, ya que para ayer sábado no estaba previsto ningún tráfico de buques en el puerto mahonés.

A diferencia de Eivissa, que vio interrumpidas sus conexiones aéreas con Barcelona, el Aeropuerto de Menorca se mantuvo ayer operativo durante todo el día, según informó Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA).
En todas las poblaciones de la Isla el viento dejó a su paso un reguero de árboles caídos, farolas torcidas, marquesinas de autobús rotas, vallas de obras por el suelo, contenedores de basura volcados y un sinfín de obstáculos en las calles y desperfectos en el mobiliario urbano aunque, al cierre de esta edición, no se registraba ningún daño personal. Algunos de los árboles arrancados por el temporal cayeron sobre redes del tendido eléctrico y provocaron cortes de luz, como ocurrió a primera hora de la mañana en la urbanización Trebalúger de Es Castell.

En Maó, según informó la Policía Local, los incidentes más destacados fueron la retirada de un árbol a punto de caer en el número cinco de la Avenida Menorca, la comprobación de los desperfectos en una farola de Sant Climent, y la actuación para evitar que volaran los rótulos de un bar en la Plaza de la Biosfera y unas planchas metálicas de la cubierta de uno de los comercios del Polígono Industrial de Maó.

En Ciutadella, que recibió la peor parte del temporal, el viento rompió una farola y un semáforo en Sa Contramurada, y derribó una pieza de marés de un muro del Palau Saura, que se encuentra en restauración, lo que obligó a acordonar la zona. Además la Policía Local informó del cierre de calles en la urbanización de Cala Blanca y en la zona de Son Blanc, ya que las olas rompieron paredes y arrojaban piedras contra la calzada. En Alaior, Sant Lluís, Es Mercadal y Ferreries se sucedieron los desperfectos y la retirada de elementos peligrosos por parte de las policías locales, que se veían colapsadas por las llamadas. En Cala en Porter un árbol también caía y causaba desperfectos en unos apartamentos.

Red Eléctrica
La compañía GESA informó de que durante toda la jornada se produjeron oscilaciones en el suministro eléctrico, debido a las fuertes rachas de viento que soportaba la red. Entre las 13.47 y las 16.48 horas un total de 1.600 clientes del municipio de Sant Lluís se vieron afectados por un corte de luz; las zonas afectadas fueron las urbanizaciones de Binibeca, Biniancolla y Biniparrell. En Ferreries, cerca de las 20 horas, las brigadas todavía trabajaban para reparar una avería que dejó sin luz a otros 287 clientes de la compañía en el centro de la localidad.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.