Entrevista a Carles Manera

"El Estado puede generar deuda pública para inyectar dinero a las comunidades"

El conseller balear de Economía asegura que el nuevo modelo de financiación tiene que actuar sobre sectores estratégicos y, pese al actual momento de crisis, debe cerrarse lo antes posible

Valorar:
Visto una vez
preload

Conseller. Carles Manera ayer, en el Ateneo de Maó

06-11-2015

F. Saborit    Maó
Carles Manera, conseller de Economía y Hacienda del Govern, visitó ayer el Ateneo de Maó para participar en el ciclo de conferencias sobre la Guerra de la Independencia. En pleno proceso de negociación del nuevo sistema de financiación autonómica, Manera aseguró, tras su charla sobre la realidad económica del siglo XIX, que el Ejecutivo balear trabaja para lograr un modelo de futuro más justo para el archipiélago, hasta ahora maltratado en el reparto de los recursos económicos.

¿En qué momento se encuentra el diseño del nuevo modelo de financiación autonómica?
Estamos en una negociación intensa con el Ministerio de Economía y Hacienda, analizando a nivel técnico el sistema.

¿Se sabe ya cuál será la aportación adicional del Gobierno?
Todavía no, se está trabajando con la cifra de 7.000 millones de euros, y yo pienso que sería insuficiente para cubrir todas las expectativas, teniendo en cuenta las peticiones de las comunidades autónomas y los compromisos que ha adquirido el presidente Rodríguez Zapatero.

¿Cuál es el déficit histórico que Balears desea ver cubierto?
Aquí no estamos hablando de deuda histórica sino de un modelo de financiación de nuevo cuño, de funcionamiento para el futuro, teniendo en cuenta una situación de pasado crucial, y es que hemos estado trabajando con un modelo desde 2002 que ha penalizado estas Islas. Se trata de que el nuevo modelo sea más ajustado, más equitativo.

El Círculo de Economía fijó una horquilla de entre 390 y 700 millones de euros adicionales, ¿sería lo razonable?
Es la única horquilla elaborada con rigor, a nivel público, que yo conozco, por parte del Círculo de Economía y Guillem López Casasnovas. Es una horquilla de trabajo, si se situara entre estas cifras, sería aceptable, entendiendo que 700 millones es un óptimo.

¿Cómo puede afectar la actual crisis económica a la nueva financiación autonómica?
No cabe duda de que la caída de ingresos que sufren las comunidades autónomas es la misma que se puede intuir en los ingresos tributarios del Estado. Esto le tiene que generar más problemas, porque la capacidad de maniobra es menor, pero yo creo que, siendo una realidad que hay una crisis, precisamente como el modelo de financiación tiene que actuar sobre sectores estratégicos, como son la educación, la sanidad y los servicios sociales, es más importante que nunca trabajar en la línea de que el sistema se apruebe lo antes posible y sea satisfactorio.

El Govern aspira a gestionar directamente un 30 por ciento del dinero que recauda el Estado en las Islas, ¿es viable esta propuesta?
No lo sabemos, hay que tener en cuenta que hay posiciones muy dispares de las comunidades autónomas. Catalunya plantea un 35 por ciento, otras plantean un 5 o un 10 por ciento, esto entra dentro del proceso de negociación.

¿Hay garantías de que se computará el crecimiento demográfico?
Está claro que se computará la población, pero hay que ver qué mecanismos de ponderación se utilizan. La población es un elemento que interesa a las comunidades que hemos crecido pero no tanto a aquellas que han quedado estancadas, esto es un juego a diecisiete bandas, pero parece ser que sí, que la población va a ser un factor crucial. Ahora el sistema se rige por el padrón de 1999, hay que ver cómo se realiza su actualización.

Otro factor clave para Balears es la compensación de la insularidad.
El hecho insular queda recogido en el modelo, nosotros hemos pedido que se pondere igual que Canarias. En estos momentos la insularidad computa un 0,5 por ciento y, de ese porcentaje de los recursos, la parte del león se la lleva Canarias, un 70 por ciento, y Balears un 30 por ciento. Lo que pedimos es la equiparación.

¿Cómo puede el Estado incrementar sus recursos para aumentar la financiación de las autonomías?
El Estado tiene entre un 38 y un 40 por ciento de deuda pública sobre el Producto Interior Bruto (PIB), y el Tratado de Maastricht determina que los estados se pueden endeudar hasta un 60 por ciento sobre el PIB. Yo lo que le comenté al presidente Zapatero es que España tiene margen de maniobra para generar más deuda pública. Si el Gobierno tiene que inyectar más dinero a las comunidades, y éstas son Estado, podría incrementar un porcentaje de la deuda y ayudar a corregir los problemas de déficits de las autonomías, que no tienen esa capacidad de endeudamiento.

¿Es optimista respecto al modelo final que surja de la negociación?
Siempre digo que la música suena bien pero tenemos que ver las notas de la partitura. No hay que generar posiciones eufóricas pero somos realistas. El presidente del Gobierno y el ministro Solbes reconocen que Balears está muy mal financiada y hay que corregir el problema, evidentemente nuestra posición es positiva, se reconoce la situación de desequilibrio. Ahora falta ver los números.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.