Trayectoria vital

"Antes podíamos ser adversarios políticos, pero confiábamos los unos en los otros"

LLUíS COLL ALLÉS. Ciutadella, año 1932, casado, 3 hijos, 7 nietos

Valorar:
Visto 6 veces
preload

LLUíS COLL ALLÉS.

06-11-2015

Joan J. Quetglas

En ocasiones el todo es mayor que la suma de las partes; esto ocurre cuando al analizar a un determinado personaje ves que el conjunto de lo realizado supera, por su importancia, al global de las partes analizadas una a una; circunstancia ésta que se da en Lluís Coll Allés, un hombre estrechamente vinculado al devenir político-deportivo de Ciutadella, con ramificaciones a toda Menorca.
Naciste en Ciutadella, en el seno de una familia católica, hermano y primo de sacerdotes, don Guiem y don Damià Allés, de notable trayectoria humana y pastoral; por ello, por tu entorno deduzco estudiaste en los Salesianos.
Efectivamente, estudié en "Calós", como otros muchos ciutadellencs; allí cubrí la primera etapa estudiantil pero dadas las circunstancias de aquella época no continué estudiando puesto que de inmediato comencé a trabajar.

¿Recuerdas algunos detalles de la guerra civil?
Muy pocos por no decir ninguno; afortunadamente no viví intensamente la guerra, en parte porque era muy pequeño y porque no pasamos excesivos sobresaltos en lo que a la familia se refiere; por lo demás, fue una etapa más con los recuerdos propios de mi edad infantil.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos en el mundo laboral?
Comencé trabajando en una fábrica de calzado y en el negocio familiar, en es "forn de pa", compaginando ambos trabajos, hasta que me incorporé definitivamente a Manufacturas Coll, al ser requerido por mi hermano que había montado dicha fábrica.

¿Zapatos?
Aunque dentro del mundo del calzado nos especializamos en zapatillas para posteriormente dedicarnos a las botas "Apreesquí" y a las denominadas "Descanso", las que utilizan los esquiadores una vez se desprenden de los esquís.

Incluso fuisteis pioneros en ?
Trabajar con piel de foca; fuimos la primera fábrica nacional en trabajar con este material, con esta piel que tuvo una gran aceptación, luego llegaron los italianos y tuvimos que competir con ellos tal como ha venido ocurriendo a lo largo de los años en el ámbito del calzado.

Tu paso por la función pública, por la política,  ha sido amplio y en distintas parcelas, ¿las desgranamos?
Vamos a ello; en la etapa predemocrática, ya con UCD, fui nombrado delegado del Consejo Superior de Deportes, con sede en Madrid, cargo que ocupé hasta que las competencias de dicho consejo fueron transferidas a las distintas autonomías, quedando "inscrito" a la balear.

Luego, en las elecciones municipales del 83, diste el salto a la política municipal, ¿cierto?
Del todo, encabecé la lista del grupo independiente que obtuvo dos concejalías, una que ocupé yo y la otra que correspondió a Rafael Torrent.

Pero aquel movimiento, mayoritariamente de centro-derecha y para algunos de centro-progresista,  en que muchos habíamos depositado nuestras ilusiones se vino abajo y tú optaste por inscribirte al PP, ¿me equivoco?
No, en nada; en el 87, ya como "popular", obtuve el acta como parlamentario balear y diputado por Menorca, repitiendo en la siguiente legislatura, la del 91 al 95; pero ocurrió lo inesperado, Jaume Peralta, del PSOE, dio su voto al conservador Joan Huguet por lo que éste, cabeza de lista del PP, desbancó de la presidencia del Consell de Menorca a Berto Moragues y, como consecuencia de dicho cambio fui nombrado por el nuevo presidente conseller de Cultura, Educación y Deportes del Consell insular.

Y tras esta enriquecedora experiencia, dejas la política activa. Tú y yo, en este terreno, y en otros, somos como "dos viejos rockeros", por ello mi pregunta es directa. ¿Qué sucedió con el Polideportivo Municipal de Maó?
Ya sé por donde van los tiros; fue durante mi etapa de miembro del Consejo Superior de Deportes en que se presentó la coyuntura de tener que elegir entre acabar el Polideportivo o distribuir las "subvenciones" entre el resto de proyectos de la Isla; mi decisión fue invertir en el Polideportivo por todo lo que significaba no sólo para Mahón sino incluso para  Menorca. Creí que no podíamos dejar a medias un pabellón que iba a tener un impacto importantísimo en todos los niveles, por ello opté por invertir en este proyecto cuya construcción estaba en fase muy avanzada.
Un amigo común decía de ti que "hasta las monjas te votaban"; lo decía avalando que en cualquier lista electoral de Ciutadella tú debías figurar en ella, porque la "gente de misa", además de otras muchas personas, confiaban en ti; sin embargo sólo has sido cabeza de lista en el 83.

¿Hubo alguna razón en especial?
No, creo que no; cada elección es diferente y el partido elige al candidato que consideró más idóneo; en el 83 ocurrió que a las elecciones concurrieron dos listas más de características similares a nuestro grupo y esto impidió que consiguiéramos un tercer puesto, de haberse producido dicho resultado, con tres "escaños" hubiéramos sido claves para determinar la composición del equipo de gobierno.

Ambos apostamos por la "Operación reformista". ¿Te has preguntado alguna vez el porqué de aquel fracaso?
Muchísimas veces y nunca he conseguido hallar un motivo o razón sólido; es algo que no he comprendido nunca que personajes de la talla de Miquel Roca -uno de los padres de la Constitución- fuesen "barridos" de la forma en que lo fueron;  fracaso éste a nivel nacional que nos arrastró a nosotros a nivel regional y consecuentemente también aquí, en Menorca.

De tu paso por la política, ¿qué recuerdas con mayor satisfacción?
La confianza que supimos crear los unos con los otros; podíamos ser contrincantes políticos e incluso sin apenas conocernos, pero todos nos respetábamos y confiábamos en el otro; lógicamente hablamos de otra época y de otras  circunstancias muy diferentes a las actuales.

Pasemos a otro apartado, al deportivo; en este mundillo serán pocos los que te recordarán vistiendo de corto y correteando por los campos de fútbol menorquines, ¿te iniciaste en el "Patio de Santa Clara"?
Claro, como la mayoría de futbolistas de mi edad; luego jugué en el Mediterráneo, más conocido como el Medi y posteriormente fiché por el Club de Fútbol Ciudadela.

Pero tu vinculación al tenis anula cualquier otra actividad deportiva.
Pienso que es tal como dices; eran años en que existía una gran inquietud por el tenis; en Ciutadella hubo una primera etapa en que el tenis tuvo una cierta importancia pero, en aquellos momentos apenas se practicaba, por ello se nos ocurrió a un grupo de amigos aprovechar los terrenos que Acción Católica poseía en la OAR y crear un Club de Tenis, que denominamos Club Tenis Ciutadella, cuyo primer presidente fue José Cavaller, a quien sustituyó Rafael de Febrer, que a su vez lo fue por Tolo Pons, desgraciadamente los tres ya han fallecido.

Y tú fuiste el cuarto.
Sí, salí elegido en 1965 y me mantuve en el cargo hasta el 77, es decir, por espacio de doce años; durante este periodo fui el delegado en Menorca de la Federación Balear y al propio tiempo vicepresidente de la misma.

Luego llegaría el "traslado" a Cala en Blanes, ¿cuándo?
En el 74; traslado originado por "exigencias vitales", la falta de pistas. Allí, hoy por hoy, existen 7 pistas de tierra y una de hierba artificial.

También instauraste  el Trofeo Lluís Coll.
Cierto, torneo nacional e internacional que se disputó desde el 75 al 82 y en el que participaron destacados jugadores, entre ellos Antoni Enrich que al ganarlo ascendió a la primera categoría nacional.

Además de ser un jugador/ganador longevo, fuiste galardonado por la Federación Balear.
Sí, con la medalla de plata; lo de longevo me ha gustado porque todavía sigo jugando y mi palmarés es amplio, entre ellos el Campeonato Balear de Veteranos conseguido  en el 79 y en dos ocasiones he disputado la final de presidentes nacionales de clubes.

Antes, en tu mejor etapa tenística, también lograste varios títulos.
Me imagino que te refieres al que conseguí en el 77, o sea el campeonato social del Club Tenis Ciutadella; luego en la fase menos competitiva,  en el año 2007,  me proclamé campeón de España en la categoría de  veteranos de 75 años.

Todo un éxito que viene reforzado por este saber mantener el espíritu deportivo. Pero entremos en otro apartado, el del mundo del calzado que tú conoces por haberlo "padecido". ¿Momento difícil?
Difícil y complicado por la gran competencia que existe, la de siempre y la de otros países como China; nosotros siempre nos defendíamos en base a la calidad de nuestro producto, incluso al diseño, pero ahora esto no es suficiente y, por si fuera poco, Menorca tiene el sempiterno problema de la insularidad; primero hemos de importar la materia prima y luego exportarla una vez manufacturada, lo cual encarece el producto, por ello me reafirmo en decir que el momento es muy difícil y extremadamente complicado.

La crisis, la que nos aparece bajo los peores augurios, ¿se llevará por delante a los inmigrantes?
No sé si se los llevará por delante, es decir, no sé si serán los primeros perjudicados, porque al final lo seremos todos, pero creo que España dejará de ser el "paraíso" para la inmigración, para todos aquellos que buscaban aquí un puesto de trabajo y un hogar digno para mejorar su nivel de vida.

Ante la crisis, ¿vamos en la dirección correcta?
Lo ignoro pero lo que tengo claro es que todos estamos en el mismo barco y por consiguiente todos debemos remar en la misma dirección y, espero que seremos capaces de hacerlo así.

Antaño, en los ya lejanos viejos tiempos, la juventud de Ciutadella entre los salesianos y A. C. estaba más "controlada" que la de ahora. ¿Qué opinas de la juventud actual?
Que es como siempre ha sido,  inquieta, rebelde y muy en consonancia con los cambios operados en la sociedad; además yo diría que hay de todo, aunque una parte de ella está muy aferrada a los fines de semana, sin tener en cuenta que existen otras alternativas totalmente diferentes y más positivas.
En este "ir haciendo camino" hemos ido dejando en la cuneta a entrañables amigos,  citaré a algunos de ellos, a Antoni Casasnovas Franco, a Jesús Taltavull, a Antoni Anglada? ¿Aquel saber estar de estos amigos, actualmente se da?
Eran personajes de una gran calidad humana, su saber estar era proverbial, ahora imperan otras formas pero, incluso por ellos, sigo confiando en el hombre, en que las actuales generaciones sabrán estar a aquella altura.

Maó progresista, Ciutadella conservadora. ¿Sigue igual?
A tiempos diferentes situaciones distintas, pero en cierta medida sigue siendo así, incluso en ocasiones pienso que Ciutadella debería ser menos conservadora, apostar por  nuestra forma de ser, pero abrirse un poco más a lo novedoso y con visión de futuro.

No puedo dejar de preguntarte por la crisis institucional que ha aparcado en el Ayuntamiento de Ciutadella, ¿qué opinas?
No tengo el suficiente conocimiento de causa para darte una opinión razonada, pero por las conversaciones con amigos y conocidos considero que es una situación muy desagradable y que no beneficia a Ciutadella, incluso diré más, la perjudica.

Crisis de valores, ¿la hay?
Posiblemente sí, aunque también es cierto que determinados valores tradicionales han sido reemplazados por otros, pero soy de los que opinan que debe darse un mayor "recolzament" a todo lo positivo y no concretarlo todo en lo negativo. Mirar el futuro con optimismo no nos perjudicaría en nada, al contrario, nos beneficiaría.

La música es una de tus grandes pasiones, me dirás que junto al tenis, son tus hobbies. ¿Divagamos con el do, re, mi ??
Has dicho bien, música y tenis; para mí una de mis mayores satisfacciones ha sido el haber participado como cantante y durante 43 años en la Capella Davídica, comencé siendo director don Gabriel Salord y continué siéndolo en la etapa en que el director era mi hermano; la política, sus exigencias me obligaron a dejarlo, me dolió hacerlo pero no tuve otra alternativa; lo sentí pero en la vida eliges libremente y debes ser consecuente con los compromisos adquiridos.

Y de aquel grupo musical, del Atomium, ¿qué recuerdas?
¡Te las sabes todas!? Fue sobre el año 1958, el nombre de Atomium lo elegimos  del "símbolo" o monumento de la Exposición Universal de Bélgica, construcción que se instaló en Bruselas; formábamos el grupo: Juan Juaneda, Toni Juanico, Paco Faner, José Maria Sampol, Miguel Mezquida, Jeroni Marquès y yo. Juaneda era el líder del grupo, "es cap", Juanico y Faner los músicos, y el resto éramos los cantantes aunque yo además los acompañaba con el contrabajo.

Puede decirse que marcasteis una época.
Pienso que sí por lo menos creamos un estilo más en consonancia con las tendencias de aquellos años; seguimos la línea de los cantantes y grupos italianos del momento, los Carosone, Modugno o Di Bari.

¿Por qué lo dejasteis?
Por exigencias del guión, todos nosotros teníamos nuestras obligaciones laborales y convertirnos en profesionales no nos atraía, por ello en pleno éxito "abandonamos".
Podríamos proseguir esta conversación pero cabe finalizarla. ¿Por haberte dedicado en "carne y hueso" a la política, has dejado alguna cosa por hacer?
No, sinceramente no porque siempre he contado con el apoyo de mi mujer y de mis hijos; estar allí, en política, por libre ni es recomendable ni llevadero.

Con 7 nietos para "ejercer" de abuelo manteniéndote en plena forma junto a tu esposa, el día a día debe ser para ti una gozada, pero en estos momentos de plenitud, ¿qué le pides a la vida?
Sobre todo salud para mí y para los míos; luego poder gozar de la compañía de todos ellos y paz para todos.

El revivir los tiempos en que las cosas eran más sencillas, o por lo menos lo parecían, es un sano ejercicio de salud mental que Lluís Coll y yo anteayer compartimos.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.