La Comisión Balear de Medio Ambiente y la Xarxa Natura 2000 han informado negativamente sobre cinco proyectos eólicos desde 2006

Ocho parques de energía renovable aguardan la autorización del Govern

La Conselleria de Comercio, Industria y Energía aprobó la última instalación de placas solares el año pasado y la Isla cuenta con nueve generadores fotovoltaicos y uno de energía eólica, en Milà

Valorar:
Visto 29 veces
preload

06-11-2015

O.R.P.     Maó
El Govern tiene pendientes de autorización hasta ocho estaciones de energía renovable. El año pasado, la Conselleria de Industria sólo aceptó la ejecución de una instalación fotovoltaica en Alaior. En cuanto a las plantas eólicas, la única autorización corresponde a la de Milà. Cinco están pendientes de informe y otras tantas han sido denegadas entre los años 2006 y 2007.

La apuesta por las energías renovables parece paralizada desde hace tres años. Entre 2006 y 2008, el Govern ha tramitado 25 expedientes de los cuáles menos de la mitad, diez, se han convertido en una realidad. Ya sea porque la Comisión Balear de Medio Ambiente o por los informes de la Xarxa Natura 2000, son pocos los promotores que han tenido la suerte de poder desarrollar sus proyectos. Sin embargo, parece que algunas cuestiones medioambientales no condicionan las decisiones.

La contaminación de los acuíferos se ha revelado como una de las principales consecuencias de la instalación de placas fotovoltaicas en las fincas insulares. No obstante, esto no ha sido impedimento para autorizar su instalación. En concreto habría hasta cuatro parques fotovoltaicos autorizados cuya afectación sobre el entorno está tipificada como tal. Estas instalaciones son las que se ubican en la finca de Son Cartet de Alaior, autorizada en 2007; en las urbanizaciones de Binibèquer Nou y Binisafúller de Sant Lluís, ambas con permiso de 2006 y 2007; otra más en el caserío de Torret, también en Sant Lluís y con autorización de 2006 y la de la finca San José, en la carretera de Ferreries a Es Migjorn. Que todos ellos dispongan de autorización no implica que estén en funcionamiento.

Tres proyectos más con riesgo de contaminación de acuíferos, cuyo expediente se inició en 2007, aguardan pendientes de la resolución de la Conselleria de Industria. Estos son los parques de la finca Deià Vell, en Alaior, el predio de Llucaix, en Es Mercadal y en las fincas de Son Mestres de Dalt, Vell y Cala Galdana, en Ciutadella.

Esta misma afectación sobre las reservas hídricas menorquinas sirvió para denegar la solicitud en el predio de Ses Tavernes, en la Me-1 a su paso por el término municipal de Ciutadella. Únicamente el parque de la finca de Son Salomó y del predio de Ses Quarterades, en Ciutadella, no presentan riesgo alguno, según los informes, sobre el medio ambiente. Estas instalaciones fotovoltaicas iniciaron su tramitación entre 2005 y 2007. También han sido autorizadas las placas de energía solar en el predio de L'Enzell, en Es Mercadal, Santa Mariana y en la parcela 44 del polígono 3 Biniguarda, estas dos en Alaior. Este último expediente es la resolución más reciente autorizada por el Govern; data del año pasado.

Finalmente, dos propietarios habrían desistido de sus intenciones de instalar placas fotovoltaicas en sus fincas. Este es el caso de La Marcona, en Ferreries, y otro en el Camí de Na Xenxa, en Maó.

Parques eólicos
La generación de energía eléctrica utilizando la fuerza del viento se limita al parque de Milà, en Maó.  Este proyecto data de 2005 y fue declarado de interés general. Desde entonces se han presentado diez posibilidades más. Cinco permanecen pendientes y otras tantas han sido denegados tras los informes negativos remitidos por parte de la Xarxa Natura 2000 y la Comisión Balear de Medio Ambiente.
Especialmente polémico resultó el proyecto de parque eólico en Ses Comunes y Son Bruc, ambos en el término municipal de Ferreries. Su expediente se inició en 2006 y no fue hasta un año después cuando la Comisión Balear de Medio Ambiente desestimó ambas iniciativas por su afectación sobre un terreno catalogado de Área de Alto Nivel de Protección (AANP) y de Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Esta misma calificación sirvió para desestimar otros dos proyectos en Es Milocar, entre Ferreries y Ciutadella, y en la finca de Torre Vella, en Ciutadella.

Pendientes del informe medioambiental quedan aún cinco iniciativas más. Todas ellas datan del año 2006. En Ciutadella existen dos propuestas, en Alaior una y dos más en Ferreries y Sant Lluís. Todos los terrenos propuestos cuentan con algún tipo de calificación de protección sobre el medio ambiente.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.