Se ha hecho un recuento de los diversos daños ocasionados por el agua y se espera arreglarlos en breve

Maó afronta la subsanación de los desperfectos por la lluvia

El socavón de la Explanada se ha compactado y sólo queda asfaltar la calle mientras la actuación en la Costa de ses Piques está pendiente de un informe

Valorar:
Visto 9 veces
preload

Explanada. El socavón ha sido compactado y queda tan sólo asfaltar esta parte de la calle

06-11-2015

LL.P.     Maó
Tanta lluvia ha terminado pasando factura al asfalto y al  acantilado de la ciudad de Maó. El miércoles se producía un socavón de unos 20 centímetros de profundidad en la Explanada de Maó, concretamente en la calzada que enlaza las avenidas José María Quadrado y Josep Anselm Clavé. El reblandecimiento del terreno a causa de la lluvia se apuntaba como la causa principal, aun así se examinó que el agua no pudiera proceder del patio de armas del cuartel o de una antigua tubería inutilizada de Sorea. Habida cuenta de que se trataba tan sólo de un accidente puntual en el muro de contención del parking, y que éste no se había visto afectado, la empresa que se hizo cargo de la obra, Juan Mora, después de inspeccionar la zona, en cuestión de 12 horas procedió a las tareas de compactación y reparación aun cuando seguía lloviendo. Queda asfaltar. Así que la calle permanecerá cerrada hasta que se haya terminado toda la intervención. El tráfico por tanto se sigue desviando hacia la avenida José María Quadrado.

En Maó se han producido además otros baches en el asfalto, presumiblemente a causa del agua de las últimas semanas. Por ello la jefa de la Brigada Municipal, Beneta Orfila, el viernes realizó un recuento de los desperfectos que se espera que se puedan arreglar en breve.

Acantilado
Durante la noche del viernes al sábado se produjo un nuevo incidente también a causa del agua de la lluvia. En esta ocasión el afectado fue, una vez más, el acantilado del puerto de Maó. Concretamente la Costa de ses Piques tuvo que cerrarse de inmediato a causa de un desprendimiento de tierra y un árbol que arrastró un antiguo muro de piedra de 'marès', que invadieron la calzada. Parte de este muro podría pertenecer a la propiedad privada de la casa adyacente que está abandonada y parece peligrar también, aunque permanece intacta incluso en su pared lateral.

Durante este fin de semana la ingeniera responsable del acantilado ha elaborado un informe que hoy será evaluado por la empresa que se ocupa del acondicionamiento del cantil. Aun así, el alcalde Vicenç Tur asegura que se le informó de que se trataba de un derrumbe puntual en una zona delicada y que no parece que tenga que repetirse. 

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.