La negociación se inició en septiembre de 2008 y ha fracasado, aunque la firma del inversor Josep Xicola no se da por vencida

Kraft Europa rechaza la venta de su fábrica de Maó al Grupo Emcorr

El director general de la compañía interesada, Joan Batalla, asegura que están dispuestos a comprar o alquilar la planta, sin la marca El Caserío, para continuar con su actividad y mantener la plantilla actual

Valorar:
Visto 11 veces
preload

Respuesta social. Seguidores del ViveMenorca

06-11-2015

F. Saborit     Maó
Después de cuatro meses de negociaciones la multinacional Kraft ha declinado la venta de la fábrica de Maó al Grupo Emcorr, presidido por el inversor catalán Josep Xicola y que en agosto de 2008 adquirió la red inmobiliaria Fincas Corral, cuando se encontraba al borde del colapso debido a la crisis del sector.

Según explicó ayer el director general de Emcorr, Joan Batalla, el grupo, formado por un conglomerado de 170 empresas de los sectores inmobiliario, alimentación, moda y embalaje, está dispuesto a adquirir la planta de Maó o incluso a alquilarla para seguir produciendo y mantener la plantilla existente. Batalla aseguró que la marca de El Caserío quedó fuera de la negociación desde un principio, ya que Kraft quiere mantener su propiedad, a pesar de lo cual "hubiéramos tirado adelante con otro nombre".

Batalla ha llevado personalmente las conversaciones con Pilar Marchán, responsable del departamento legal de Kraft Europa. Según afirmó ayer el director general de Emcorr, su propuesta consistía en asumir todas las deudas actuales que existen en la fábrica de Maó, así como el riesgo de su continuidad y el mantenimiento de todos los puestos de trabajo. La cuantía final que se barajaba para la operación no ha trascendido, aunque Batalla señaló que, además del importe de las naves y las deudas de la fábrica "existe un diferencial pequeño para la producción que se puede generar".

Kraft Europa ha rechazado la oferta de Emcorr y se ha inclinado por el cierre debido al exceso de capacidad productiva que existe en España y en Europa en la línea de productos que se fabrican en Maó. "Nos comunicaron que por los contratos que mantienen con proveedores y clientes no vendían sino que preferían cerrar", declaró ayer Joan Batalla, quien añadió que "tampoco la fábrica está en una situación crítica, pero una multinacional corta por lo sano si los números bajan".

Apoyo público
El representante de Emcorr manifestó la intención de su grupo de insistir y seguir la negociación para comprar la fábrica menorquina "no sólo con la sociedad propietaria sino con la Administración". Batalla criticó que Kraft ponga por delante sus intereses comerciales a la continuidad de los puestos de trabajo. "No tiramos la toalla, esperamos que la central de Kraft Europa reconsidere su postura, pero ahora entramos en una nueva fase de la negociación que requiere presión y el apoyo de la Administración", aseguró.

Según Joan Batalla, el Govern balear está interesado en que la operación llegue a buen fin y "apoya nuestra decisión".

Viabilidad
Los planes del Grupo Emcorr para la planta transformadora de Maó serían, de concretarse la adquisición, seguir con la producción actual, "introduciéndonos en el sector de la alimentación, con clientes en todo el mundo, ya que existe la necesidad de productos lácteos". En la red de clientes internacional, México, país en el que el presidente de Emcorr, Josep Xicola, cuenta con socios e inversiones, sería "clave" para la exportación y garantizaría de entrada un volumen importante de pedidos para la planta, aseveró el director general, Joan Batalla.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.