El centro de la ciudad vivió una gran actividad el día de nochebuena

Los comercios bullen en Ciutadella inmersos en un ambiente de fiesta

Las compras navideñas constituyen una arraigada tradición social que jóvenes y adultos siguen al pie de la letra en estas fechas. Los regalos son, sin duda, símbolos de alegría y afectividad

Valorar:
Visto 3 veces
preload

Juguetes. Decenas de personas entran y salen de las tiendas a lo largo de la mañana

06-11-2015

M.P. Arbalejo     Ciutadella
Son las diez de la mañana del día 24 y las calles de Ciutadella se encuentran vacías, los comerciantes abren sus establecimientos esperando a todos los rezagados que todavía no han terminado sus compras navideñas. Según avanza la mañana se puede apreciar el incremento de gente entrando y saliendo de las tiendas, algunos con bolsas y otros expectantes y en busca de otro comercio donde puedan encontrar el regalo buscado.

Una joven pareja explica que están buscando algo para sus sobrinas gemelas que nacieron el pasado mes de julio: "En realidad nos hace más ilusión a nosotros comprarlo y ver la reacción de los padres con el regalo que lo que van a poder disfrutar las niñas de ello, ya que son muy pequeñitas". Además comentan que la explosión publicitaria de estas fechas les ha dado ideas y confiesan que disfrutan mucho de las navidades.

A las 12 las tiendas más concurridas son las de juguetes. Se nota que los más pequeños de la casa son los más beneficiados de estas fiestas. Los comerciantes se mueven de un lado para otro intentando ayudar a sus clientes a realizar la mejor elección aunque algunos llegan con las ideas muy claras. "Les hemos pedido a los niños que escriban una carta pidiendo lo que quieran que le traigan los Reyes, pero también les hemos explicado que no todo lo que pidan se les va a traer, los Reyes Magos hacen una selección", comenta una madre que va acompañada de su hijo mayor.

Va oscureciendo y se enciendes las luces navideñas, se puede apreciar en el ambiente una sensación especial, diferente, de alegría e ilusión.
Una anciana explica que le gusta más salir por la tarde, "así puedo ver los adornos encendidos y aunque hace más frío me encuentro con más gente por la calle". Está buscando algo para su nieto: "Está estudiando en Barcelona y le echo mucho de menos. Lo que más ilusión me hace es ver su reacción con los regalos. A los jóvenes se les nota enseguida la felicidad en la mirada". Además comenta que para ella es muy fácil encontrar el regalo adecuado.

Navidad es una vez al año y por encima de las crisis, las prisas, los nervios y toda adversidad las familias disfrutan reunidas y los regalos constituyen una tradición que casi todos siguen de forma positiva y con ilusión: "Son unos días especiales porque las personas los hacemos especiales. No las considero consumistas ya que no se puede adjetivar así a algo sin pensamiento. Cada uno decide como quiere vivirlas y aunque a mí hacer regalos me encanta sólo constituye una excusa más para ver sonreír a los que más quiero y también para comer turrón", explica sonriente una joven.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.