Todos los indicadores de coyuntura confirman la recesión y un co

Oliver asegura que la evolución de la economía en 2009 es "una incógnita"

El presidente de CAEB confía en una recuperación a mediados del próximo ejercicio, aunque de continuar la tendencia de 2008 el Producto Interior Bruto insular caería hasta un 1,5 por ciento

Valorar:
Visto una vez
preload

Informe. Antonio J. Sintes, Josep Oliver y Josep Fortuny ayer, durante la presentación del informe 2008

06-11-2015

F. Saborit    Maó
El año 2009 será "una incógnita" en lo que a la economía se refiere. El presidente de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB), Josep Oliver, reconoció ayer, durante la presentación del Informe de Coyuntura de Menorca de 2008, que resulta difícil efectuar una previsión para el próximo ejercicio, ya que "cada día se producen noticias en las que no podemos intervenir" y las que son de carácter positivo, como la bajada de tipos de interés o del precio del petróleo "hay que esperar a que se trasladen al mundo de las empresas y a los consumidores". Oliver expresó más bien "un deseo" que una certeza basada en los fríos datos económicos, y es que en el segundo trimestre de 2009 "comience a verse una neutralización de los descensos" registrados en todos los indicadores, especialmente acusados en la construcción, con un descenso del 14 por ciento en el número de contrataciones, y en el sector de automoción, con una caída del 51,4 por ciento en la matriculación de vehículo.

Pero si continúa la tendencia actual el Producto Interior Bruto (PIB) de Menorca caerá en 2009 un 1,5 por ciento, en claro mimetismo con la economía de su principal mercado emisor de turistas, Reino Unido, y de manera más pronunciada que el conjunto balear (-0,5 por ciento) y la media española.

Consumo y paro
Las medidas contra la crisis aún no han reactivado el consumo y el retroceso en el total de personas ocupadas (-1,7 por ciento en Menorca y -0,4 por ciento en Balears) es el primero que se produce en las Islas en la última década. "No es un descenso voluminoso", señaló Josep Oliver en relación al conjunto balear, "pero cada persona en el paro es un drama".

El incremento del paro, un 31,6 por ciento en comparación con las cifras del año 2007, hace que las perspectivas de una reactivación del consumo de las familias sean negativas. Según los datos relativos a la evolución del mercado de trabajo en la Isla, el número de contratos descendió un 14 por ciento en 2008, los demandantes  de empleo aumentaron un 24,4 por ciento y la bajada en el número de empresas se cifró, entre enero y octubre, en un 2 por ciento. Sin embargo, el número de extranjeros en activo creció un 3,7 por ciento respecto a 2008. Según el presidente de CAEB, Josep Oliver, todos los indicadores de coyuntura confirman que el sector servicios es actualmente el motor de la economía, que la construcción agudiza su caída y que los sectores industrial y comercial están padeciendo el descenso del consumo.

"Es vital mantener la inversión en I+D y una disminución de los impuestos"
El presidente de la patronal recordó ayer que los empresarios "hemos realizado una sugerencia, más bien un ruego, al Gobierno central, al autonómico a consells y a ayuntamientos, y es que resulta necesario mantener la inversión en I+D y es vital una disminución de los impuestos". Dicha rebaja fiscal se refiere en concreto al Impuesto de Sociedades y a "la supresión efectiva" del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) que cobran los ayuntamientos a las empresas con un volumen de negocio superior al millón de euros. Las empresas que generan más ocupación tienen una carga impositiva excesiva, aseguró Oliver, quien añadió que las cotizaciones a la Seguridad Social se sitúan entre las más elevadas de la Unión Europea. "Son impuestos sobre el empleo que restan competitividad a las empresas", aseguró el presidente de CAEB.

Kraft
El sector primario insular cerrará 2008 con un descenso de producción del 1,3 por ciento y la industria con una bajada del 0,9 por ciento. Este mes saltaba además la noticia del cierre de la fábrica de Kraft en Maó. El presidente de CAEB declaró ayer que se trata de una "circunstancia desgraciada" ya que "desaparece tejido empresarial y hay más gente en el paro". Oliver afirmó que se trata de una decisión empresarial que, si finalmente se materializa, exigirá "todos los esfuerzos para suplir" dicha industria.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.