Trece camiones con material de excavaciones y demolición sin sel

Allés anuncia restricciones a la entrada de escombros en Milà

El Consorcio de Residuos Sólidos estudia prohibir la recepción de restos de la construcción en la planta y analiza su uso para la restitución de canteras

Valorar:
Visto 6 veces
preload

Reciclaje. Allés y Suárez informaron ayer de la nueva campaña de selección en origen de las basuras

06-11-2015

F. Saborit     Maó
El Consorcio de Residuos Urbanos y Energía de Menorca (CRU) estudia la posibilidad de prohibir la entrada en la planta de Milà de camiones cargados con restos de construcción, después de detectar en los últimos tres meses un total de trece camiones con escombros sin seleccionar y que tuvieron que ser rechazados tras las tareas de inspección. Así lo aseguró ayer la presidenta del Consorcio y consellera de Economía y Medio Ambiente, Antònia Allés, quien dio cuenta, junto al director de la Agencia de la Reserva de la Biosfera, Josep Suárez, de los acuerdos adoptados en la última junta de gobierno del organismo.

Allés afirmó que el Consorcio había recibido denuncias sobre la entrada en Milà de camiones con material de excavación y demolición "todo mezclado" en su interior, motivo por el cual se decidió realizar inspecciones en la planta. La consellera señaló que el Consorcio se plantea hablar "con el sector y con la gente implicada" para analizar la posible prohibición y después fijar unas tasas por este servicio. Allés añadió que no se descarta imponer sanciones por la descarga de material sin el correcto tratamiento en Milà.

Si finalmente se acuerda que camiones con restos de construcción no puedan se recepcionados en Milà, la consellera recalcó que dicho material debe dirigirse a una de las tres plantas de selección específicas que funcionan en la Isla; asimismo, el Consorcio de Residuos analizará si dichos residuos pueden ser utilizados en la restitución de canteras.

Campaña
El Consorcio iniciará la distribución, a través de los ayuntamientos, de 27.800 paquetes de bolsas de rafia diseñadas para facilitar la selección de residuos en origen. La consellera de Medio Ambiente realizó un llamamiento a incrementar el esfuerzo ciudadano de selección en esta época del año, en la que aumenta la generación de residuos en todos los hogares como consecuencia del consumo navideño. El Consorcio ha sufragado el coste de 20.500 paquetes, que asciende a 45.275 euros, mientras que los 7.300 'packs' restantes son financiados por Ecoembes y Ecovidrio, a través de la partida anual asignada al organismo. Los paquetes contienen una bolsa azul para el papel y el cartón, una verde para los envases de vidrio y una amarilla para los plásticos.

Previsiones desbordadas
El vertedero controlado y la planta de tratamiento y reciclaje de residuos de Milà, en el término de Maó, han cumplido quince años y la previsión inicial, de recepción de 27.000 toneladas de basura anuales, se ha visto superada con creces, ya que a las instalaciones llegan más de 50.000 toneladas. Por este motivo el Consorcio de Residuos Sólidos ha aprobado, dentro del presupuesto de 2009, destinar 540.000 euros a las obras de mejora y adecuación de la planta, para evitar, según explicó ayer Josep Suárez, que un hipotético fallo en la maquinaria colapse el tratamiento de residuos. La partida económica supone en realidad el 20 por ciento del coste de las obras de mejora de la planta de reciclaje, que suman un total de 2,5 millones de euros de los cuales dos millones proceden de los Fondos de Cohesión de la Unión Europea.

Otras actuaciones presupuestadas por el Consorcio incluyen la recogida selectiva de residuos, su transporte, el tratamiento de aceites, el mantenimiento del parque eólico de Milà y por primera vez la gestión de los puntos verdes municipales, que supondrá un coste aproximado de 967.662 euros.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.