Cámaras de 360 grados, la nueva revolución

Actividad: Tecnología

Valorar:
preload
La Samsung Gear 360, una cámara de 360 grados

La Samsung Gear 360, una cámara de 360 grados

31-08-2016

Estando eternamente encendido el debate sobre lo recomendable o no de pasar tanto tiempo con dispositivos móviles, en detrimento de valorar las relaciones personales a través del offline, las grandes casas tecnológicas continúan sacando al mercado productos que vienen a satisfacer (o a crear) las crecientes necesidades del usuario. Las grandes compañías saben mejor que nadie que una gran parte de los mensajes que alguien recibe en el día a día llegan a través de Internet, y dentro de este amplio concepto destacan las redes sociales.

No hay que ser estudioso para saber que el flujo de información al que se tiene acceso es inabarcable, cuando hace tan solo unas cuantas décadas lo que se sabía era muy poco. Y es que detrás de esa información ya no hay solo personal especializado, como periodistas que trabajan en medios de comunicación, sino ciudadanos que se ven con la capacidad de lanzar mensajes de todo tipo, algunos de los cuales se convierten en virales de forma instantánea.

Cierto es que tal cantidad de información no significa que estemos mejor informados. Los textos y documentos audiovisuales que se viralizan rápidamente no siempre parten de una fuente contrastada y contrastable, lo que hace que ciertas personas anónimas y organizaciones de diversa índole se hayan sentido vulnerables al desprestigio, o mermados de su derecho a la intimidad.

Bajo el anonimato que ofrece Internet los usuarios difunden sin pensarlo información que podría resultar interesante en sus círculos, sin pensar en a quién concierne. No es éste el lugar de hacer un encendido llamamiento a la ética del usuario, cuando además los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado están cada vez más especializado en estos menesteres. Lo que sí nos interesa hoy es saber de qué herramientas se valen quienes generan la información.

Los nuevos perfiles profesionales

Si hace unos años las profesiones más demandas en lugares como España eran las relacionadas con el sector de la construcción, hoy en día gran parte del protagonismo se lo lleva el sector informático. Así, el de programador analista es uno de los perfiles más buscados y, dentro del campo de Internet, tienen también bastante salidas al mercado laboral los especialistas en marketing online. No entramos tampoco en si ambos perfiles están sometidos o no a precariedad laboral, pues dependerá mucho del lugar en el que se desarrolle el puesto.

Dentro de los perfiles de trabajadores en Internet podríamos destacar uno que promueve el autoempleo, que tira de su propia creatividad y que intenta ganar dinero, entre otras cosas, por el flujo de visitas que genera su producto y de la publicidad que es capaz de generar. Hablamos de bloggers, de vloggers y de youtubers, entre otros.

La cámara 360 grados

Hoy día no resulta fácil destacar cuando la Red parece copada, por lo que los creadores en Internet se afanan por lanzar productos de calidad, ya sean textos, vídeos… Para ello, es fundamental contar con las herramientas adecuadas, y es ahí donde entran la buena conexión a Internet y los dispositivos que hagan buenas fotos y vídeos, como la cámara 360 grados.

La creación de vídeos tienen una importancia crucial para quienes se mueven en Internet y, como decíamos, las grandes casas no son ajenas a ello. Las cámara 360 permite al usuario grabar vídeos de una forma diferente, que va más allá del mundo plano en dos dimensiones. Ocupan poco espacio y pesan muy poco, por lo que pueden llevarse fácilmente en el bolsillo, pero una gran ventaja de la cámara 360 grados es que puede ser controlada por la audiencia, de forma que ésta decida hacia qué lado quiere mirar. En esta web puedes encontrar más información sobre estas cámaras nuevas.

Como hemos dicho, se trata de destacar, y ya no tanto en que el mensaje sea novedoso sino en que sea presentado de una forma muy visual, breve y concisa. El usuario no gastará demasiado tiempo en ver o en leer.

La importancia de los gadgets

Alguien que se dedica a generar información en la Red no cuenta solo con una herramienta, sino que refuerza el uso de la misma o de un conjunto de ellas con gadgets que le ayuden a sacar el máximo partido a la misma. Lo primero con lo que se debería contar, dada la importancia de conservar esas herramientas, es con algo que garantice su seguridad, que evite que los objetos puedan ser perdidos o robados.

En este contexto surge Trackr Bravo, un rastreador de objetos con localizador, de tamaño similar al de una moneda, que se puede incorporar a aquello que no se quiere perder para localizarlo con facilidad en una app gratuita en caso de no encontrarlo. Se trata solo de rastrear el objeto, y dejar que tus pertenencias más valiosas estén vigiladas siempre.

Hablando de aplicaciones para móviles, cierto es que no vale tanto el dispositivo (que también) como lo que en él tenga incorporado. No será igual el smartphone de una ama de casa de 50 años, que el de una empresaria, que el de una vlogger. En http://tuapppara.com puedes encontrar toda una selección de aplicaciones de Android y de apps de iPhone, desde las útiles para quienes trabajan con fotografías hasta las que recuperan los datos perdidos, pasando por las que tienen que ver con el divertimento y ocio como los trucos de Pokemon Go.

Incluso las apps para adelgazar y para llevar un control de peso están en auge en la actualidad. Internet, aunque engloba un concepto más amplio, también es un medio de comunicación de masas de nivel global, y cada día se comparten cientos de imágenes que, en parte, fomentan los estereotipos. Las apps para perder peso siguen siendo, pues, muy descargadas, si bien es cierto que la ventaja del gran flujo de información que manejamos en la actualidad es que ya no es uno solo el discurso aceptado. Y es que hablando precisamente de perder peso, cierto es la delgadez parece la tendencia permanente, pero curvys o mermaidthigs (“muslos de sirena”) también reivindican su protagonismo y su sensualidad.