Conoce Menorca

Las playas

La isla ofrece paradisíacas calas en sus 216 kilómetros de litoral

01/06/2017

Valorar:
preload
La playa de Cavalleria, una de las muchas joyas que ofrece la isla en su costa norte, donde las aguas claras contrastan con una

La playa de Cavalleria, una de las muchas joyas que ofrece la isla en su costa norte, donde las aguas claras contrastan con una arena más rojiza

29-04-2016 | Xec Gomila

Las playas conforman otro de los tesoros más preciados de la Isla. Los 216 kilómetros de costa con los que cuenta ofrecen una gran variedad de arenales, cerca de medio centenar, que principalmente se pueden dividir en función del litoral al que pertenecen. Por un lado, nos encontramos con la costa sur, en la que predominan las calas de arenas blancas y aguas cristalinas, mientras que en el norte son típicas las playas de arenas rojizas en un entorno mucho más agreste. Las hay que están cercanas a urbanizaciones turísticas, con todo tipo de servicios, y otras que para llegar hasta ellas requieren desplazamientos más largos por caminos rurales, y algunas, muy recomendables, a las que por su situación solo se puede acceder a través del mar.

Pese a que lo que más abunda son las pequeñas calas, Menorca también cuentan con grandes arenales, como es el caso de Son Bou (Alaior), en la costa sur, que con sus 4 kilómetros de longitud es la playa más larga de la Isla. Se encuentra próxima a una urbanización turística junto a la que se ofrecen todo tipo de servicios a los visitantes. Aunque de menores dimensiones, pero de características similares, podemos encontrar la playa de Binigaus (Es Migjorn Gran).

El litoral sur de Ciutadella cuenta con algunas de las playas vírgenes más espectaculares de toda Menorca, como son Son Saura, Cala en Turqueta o Macarella y Macarelleta, mientras que en la zona septentrional destaca el entorno de La Vall y las playas de Algaiarens, un paraje de gran valor medioambiental.

Siguiendo por la costa norte en dirección hacia la otra punta de la Isla, destacan las playas de Cala Pilar (Ciutadella), de difícil acceso pero muy recomendable, Pregonda y Cavalleria (Es Mercadal), en cuyas arenas los tonos rojizos alcanzan su punto máximo. Llegando a la zona más próxima a Maó se encuentra un arenal que hará las delicias de los amantes de los parajes desiertos, Cala Tortuga, en el entorno de otros los enclaves más espectaculares de la Isla, el faro de Favàritx. En el caso de las visitas a las playas vírgenes, se recomienda proveerse de agua y comida, ya que en dichas calas apenas existe oferta comercial y de restauración.