Voleibol /// XXXIV Copa de la Reina de voleibol femenino - El trofeo se va a Murcia por tercer año consecutivo

Una derrota para enmarcar

El Valeriano Allés Menorca pierde la final de la Copa ante el Murcia con enorme dignidad. El cuadro de Pascual Saurín fue superior, pese a que las de Adrián Fiorenza se emplearon en todo lo posible y obligaron al campeón a trabajar al máximo para llevarse el título que no desmerece el gran torneo de las locales

Valorar:
Visto 2 veces
preload

Alejandra García. La venezolana, en una acción de ataque de su equipo ante el doble bloqueo rival formado por Eric y Mladenovic

06-11-2015

Bep Joan Casasnovas    Ciutadella
Perder un partido no gusta. Menos perder una final. Pero el sabor y el poso que dejó la Copa de la Reina ayer en Ciutadella es extraordinario. Y lo es en todos los sentidos.

    Pese a que el Valeriano Allés Menorca no pudo superar a un potente CAV Murcia, las sensaciones de haber llegado a la final han sido un premio enorme que ofreció el equipo a las muchas personas que durante estos días se acercaron al Pavelló d'Esports de Ciutadella.

El evento cuajó y dejó una organización ejemplar y un torneo de altura hasta el punto que el mismo presidente de la RFEVB, Agustín Martín, dijo que se había recuperado el marco de los grandes acontecimientos.

La meta era superar los cuartos de final ante el Aguere y luego todo lo que llegara sería un regalo extra. Y se superó, porque derrotar al Albacete el sábado para plantarse en la gran final fue un hito histórico.
Ganar al Murcia era otro sueño, pero el equipo de Pascual Saurín dejó patente que es un justo merecedor de esta Copa por el buen nivel exhibido en el Torneo de Ciutadella. Saurín confiaba en su equipo, pero también sabía que nada iba a ser fácil, más cuando la afición tenía un papel tan importante con las suyas.

La final arrancó igualada y con un juego aceptable por parte del Valeriano Allés Menorca (8-9). Sorprendió, y mucho, que la eslovena Petra Kramolc estuviera en el banquillo. Fiorenza confió el ataque por zona '4' a Pepo Garrido y a Alejandra García, mientras ubicó a Flúvia Dias como opuesta.

El servicio fue uno de los elementos claves y los dos equipos tuvieron sus buenas rachas en esta faceta. El Valeriano Allés Menorca metió 8 servicios directos, aunque también el Murcia hirió la línea de recepción local. Sin embargo en los bloqueos la pauta fue para las de Saurín (14 puntos). El ataque estuvo parejo, si bien en recepción las bermellonas estuvieron mucho mejor. Pero los números de determinados apartados a veces no son suficientes. La mejor recepción fue local, lo que debe permitir construir mejor. Pero lo dicho, el bloqueo rival funcionó. Además las individualidades del Murcia dan un plus que en muchas ocasiones les hace ganar partidos.

La igualdad del primer set fue hasta el final con un emocionante 19-19. Pero los errores de recepción local allanaron el primer set a las murcianas (20-25).

El Valeriano Allés Menorca, a pesar de acusar la fatiga de dos días anteriores intensos física y emocionalmente, plantó cara. Un 8-5 en el primer tiempo técnico dibujaba el tuteo de las bermellonas. Sin embargo parecía como si a las de Fiorenza les costara creer que podían competir ante el Murcia. Fue en este preciso instante que el Valeriano Allés perdió el sentido de su juego y de su capacidad (14-17). Le costó horrores sacar brillo a su juego para dejar una sensación de impotencia (16-23). Muchos añoraron una mejor recepción sin Kramolc en pista (19-25).

Si de inicio el Murcia era un muro difícil de escalar, con el 2-0 el rival se convirtió en un acantilado abrupto e imposible. Pero el corazón local latía, y por tanto había vida.

El Valeriano Allés Menorca remontó un inicio adverso (6-6) y se miró a los ojos al vigente campeón de Copa y Liga. (12-12). Y esa actitud fortaleció a las de Fiorenza para tomar el mando en la pista y en el luminoso (20-17). No sin sufrir, el colectivo de Menorca peleó todo, incluso protestó algunas decisiones arbitrales, prueba de que quería el set. Y así fue. La andaluza Ati García, que ayer volvió a expresar su motivación, recortó distancias tras un 'gorro' que supuso el 25-20 y el 2-1 de sets.

Para muchos, aquel acantilado imposible se convirtió en un "vamos a probarlo". Pascual Saurín y las suyas sabían muy bien que si el Valeriano Allés Menorca era capaz de empatar 2 sets, en el quinto lo pasarían muy mal. Y no se dejó. De ahí que las murcianas hallaron en su bloqueo la clave. Montaron un muro en la red que frenó el ataque local (6-10). A pesar de todo, las rojas siguieron con pico y pala dándole al mármol murciano (16-17). Fue entonces cuando el Murcia buscó otra vía para frenar el empuje bermellón: el saque. Desde el fondo las de Saurín hirieron de muerte al Valeriano Allés Menorca (18-22) y ahí se entregó el partido y la Copa al rival. La sentencia llevaba el sello.

Lo intentó con mérito el Valeriano Allés Menorca y cayó con dignidad, compitiendo en cada set y habiendo logrado lo que nadie había logrado ante el Murcia: ganarle un set y pelear cada balón de juego.

Fiorenza: "Hemos perdido la final con mucha dignidad"
Adrián Fiorenza, técnico del Valeriano Allés Menorca, habló de "una derrota muy digna. Cuando acaba el partido sientes el haber perdido, pero poco después valoras positivamente lo que hemos hecho y nos viene la satisfacción. Perdimos la final de la Copa ante un rival que fue el mejor del torneo, pero lo hicimos con un partido donde las jugadoras se entregaron hasta el final".

Fiorenza reconoce que "los dos partidos anteriores nos pesaron. Petra Kramolc estaba muy fatigada y optamos con el cuerpo técnico por dar salida a Fluvia Dias, que no estaba al cien por cien, pero no iba tan cargada.

Del partido de la final en concreto, el argentino adujo que en el cuarto set "Murcia nos dañó con su bloqueo y su servicio. Si podemos lograr una buena recepción ya saben que podemos competir y ahí ellas arriesgaron mucho con el saque".
Fiorenza añadió que pese a perder la final, "nos queda a todos una gran satisfacción por haber cumplido en todo, en lo deportivo para llegar a una final y en la organización que ha sido muy buena".

Pascual Saurín
El entrenador del Murcia, Pascual Saurín, lo primero que destacó fue "haber podido superar la presión ambiental del pabellón. En el campo hemos estado bien, pero debo decir que Menorca ha estado muy equilibrado por su saque".

Para Saurín la clave del triunfo ha sido el cuarto set. "Sabíamos que si nos empataban a 2 sets, el quinto iba a ser difícil y peligroso y apostamos por darlo todo y arriesgar en el cuarto y ha salido bien". Añadió que "he visto a Menorca bien en defensa y bloqueo. Las diferencias entre los equipos no son tantas. No somos tan superiores. Cierto que hemos hecho un buen torneo, pero Menorca apeó al líder Albacete y son terceros empatados con nosotros. No somos tan superiores y se ha demostrado. Saurín se marcha contento "porque ha sido un acierto llevar la Copa a Menorca. Ha sido muy muy bonita y Ciutadella era el lugar idóneo", concluyó.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.