Con derecho a réplica

Patadón en la espinilla

| Maó |

Valorar:
Visto una vez

Una vez más golpean al más débil y son comprensivos y pusilánimes con los más poderosos. En el excelente reportaje que  realizó Simón Gascón para este periódico quedaba reflejada una verdad  que por repetida se está convirtiendo en cansina: le están  dando cera al deporte de base hasta decir basta  y mal crían al deporte de elite como si estuvieran por encima del bien y del mal.

La cosa se resume en que ahora quieren hacerles pagar a todos los clubes modestos, y prácticamente amateurs, la cotización a la Seguridad Social  de las personas que colaboran con ellos, es decir exprimen a  las personas que reciben 200 euros para gasolina a cambio de dedicarle infinitas horas a un club que además cumple una gran labor social, y mientras se  inventan una amnistía fiscal para que los tramposos y defraudadores se vayan de rositas.

Si ya cuesta sangre sudor y lagrimas mantener las canteras y el deporte base en general, las lumbreras de la gestión salen con este nuevo golpe de gracia.  Y que no me vengan con el rollito de que deben sacar dinero de debajo de las piedras, lo que les pasa es que están sometidos y controlados por los que tienen el dinero de verdad y a estos ni soplarlos.

Los clubes y deportistas de elite se están llevando todo el pastel y a los demás no les quedan ni las migajas. Claro que sí, este es el camino: dejemos a los chavales sin practicar deporte y creemos entramados fiscales para que los deportistas y equipos más poderosos paguen menos impuestos.

El deporte en Menorca se enfrenta a: las deudas de años anteriores, el recorte en ayudas, el problema del transporte para desplazarse fuera, la dificultad para que socios, padres o patrocinadores aporten más dinero, etc. Y aún así en cada equipo, en cada club encontramos héroes anónimos que sin recibir un duro curran como bestias por amor a un deporte, a unos colores, a una afición, o por ayudar a sus hijos o vecinos, y es a estos héroes anónimos a los que se quiere  castigar para que coticen por los pocos euros que reciben para pagar la gasolina o las fotocopias que necesitan, ¿se puede ser más miserable?. Patadón en la espinilla del deporte de base. ¿Hasta cuándo resistirán los clubes modestos?

Quizás, queridos lectores, ahora es más necesaria que nunca la unión del deporte menorquín para revelarse ante tanta injusticia.

Mientras disfruten del Barça o del Real Madrid por la tele porque como sigan así es el único deporte que nos va a quedar, y les recuerdo que es de pago.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.