La victoria blanquiazul puede favorecer al Mercadal si los rojiblancos vencen esta tarde al Artà

Ganan tres puntos de pulmonía

Un solitario gol de Rubén Carreras en el minuto 69 le dio una victoria gris pero merecida al Sporting Mahonés en un partido marcado por el fuerte viento que azotó el Municipal de Bintaufa

Valorar:
Visto una vez

S.G.    Maó
El Sporting Mahonés solucionó un partido de pulmonía con un solitario gol, en medio de un viento endiablado de Poniente que dificultaba la práctica del fútbol: de no haber sido así, seguramente el equipo sportinguista habría hecho mejor fútbol y más goles, pero el 1-0 arregla el empate ante el Cala d'Or del otro día y certifica que el conjunto mahonés sigue con el rumbo bien definido hacia su objetivo de estar siempre entre los cuatro primeros, como mínimo.
El Manacor, inmerso en problemas de recursos, de clasificación y justito de juego, jugó en la primera parte con la ventaja de tener el viento a su favor. Por eso buscó algún tiro lejano y las pocas faltas que lanzó cerca del área tenían cierto veneno. Por el contrario, los sportinguistas no podían hacer uso de esa ventaja: sus balones se veían frenados continuamente, lo que hizo necesario acudir al balón raso, algo que este equipo de jugadores técnicos puede hacer perfectamente, pero que hicieron con prevención ante la presión manacorí.

Con todo, el encuentro no era un compendio de virtudes. Con los minutos el dominio fue local, pero las ocasiones fueron escasas. El equipo mallorquín dio un par de sustos de falta y en un balón suelto con salida de Eloy fuera del área. Por su parte, el Sporting tuvo en Mario Mora y Manel Sala a sus elementos más peligrosos, sobre todo en un centro del primero hacia Manel Sala que el de Vic no cabeceó por poco en el 31. Eso, y algún tiro sin mucho peligro.
Tras el descanso la película meteorológica cambió, no porque dejara de azotar al personal -y encima, sin sol, el frío era más intenso si cabe- sino porque ahora favorecía a la dirección en la cual atacaba el conjunto de Esteva, y el portero visitante Vives y los mismos rechaces de la defensa manacorí eran dramáticamente expulsados de las alturas con balonazos que volvían al propio campo o caían a plomo al piso.

Todo ello hacía también que el juego fuera decayendo poco a poco, aunque el dominio era totalmente del Sporting y el Manacor vivía en su campo esperando alguna contra, mientras aguantaba su marco a cero. Marcar el primero empezaba a ser imperativo para poner las cosas en su sitio, para quitarse la ansiedad y evitarse sustos.

Raül Capó lo intentó en un tiro alto, igual que Manel Sala, pero estábamos en el minuto 18 de esta segunda parte y el tema no llegaba. Al menos, el Manacor no inquietaba. También Mario Mora se armó de rabia en un balón a tres metros del área grande, pero nada.

El equipo manacorí buscó oxígeno con los dos únicos cambios que podía hacer, puesto que acudió a Bintaufa con un portero suplente y dos reservas. Pero el oxígeno del bueno se lo dio el conjunto blanquiazul con un tiro de Rubén Carreras en el 24, colocando el balón por la derecha a media altura y batiendo a Vives. Era el 1-0. Más de uno respiraba y se volvía pragmático: el buen juego ayer era secundario y el mayor dominio local tenía justo premio.

El solitario gol de Rubén Carreras acabó siendo suficiente. El Sporting sigue sumando y le hecha una mano al Mercadal en su lucha por la permanencia en Tercera.

Joan Esteva: "Este partido ha sido un simulacro"
Se le notaba en el rostro al técnico del Sporting que deseaba que el encuentro de ayer finalizara lo antes posible. Satisfecho por el esfuerzo de sus jugadores y con los tres puntos en el saco, su equipo se colocó a siete puntos del Mallorca B (1-1 con Poblense) y deja a 4 puntos al Montuïri (2-0 con Binissalem).
"El partido ha estado condicionado por el viento. En el primer tiempo lo hemos tenido en contra pero el equipo ha trabajado muy bien y hemos tenido ocasiones.  En el descanso he felicitado a los jugadores. Después, en el segundo tiempo, con el viento a favor, hemos dominado totalmente, porque ellos encima se han echado atrás y el viento ha hecho que prácticamente jugáramos en un cuarto del terreno, con todas las dificultades. Pero hemos marcado y ha sido suficiente", analizaba el técnico de lo visto ayer.

Y es que "los jugadores lo han puesto todo para ganar. Este partido ha sido un simulacro porque no hemos podido desplegar nuestro juego. Pero hemos logrado tres puntos importantísimos, sobretodo viendo los resultados. Le hemos recortado dos puntos al Mallorca B y es un premio al trabajo".

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.