El equipo blanco aterrizó en menorca con un retraso de cinco horas sobre el horario previsto por la falta de controladores En Ba

El mejor regalo, ganar al Madrid

El ViveMenorca estrena el año en el Pavelló ante el histórico equipo de Sergi Llull con la ilusión de cambiar la historia y vencer por primera vez. Casas tendrá a su disposición a toda la plantilla

Valorar:
Nunca vista
preload

Duro partido. El ViveMenorca tratará de imponerse por primera vez al Real Madrid en la Liga ACB

06-11-2015

S.G.    Maó
Menudo estreno de año. Nadie se quiere perder esta cita y el Pavelló Menorca rugirá de nuevo para ayudar a su equipo a cambiar la historia y ganar a todo un Real Madrid, algo que no ha sucedido en las tres visitas del equipo blanco a Bintaufa. Además, para los menorquines hay alguien especial. Junto a los Reyes, Bullock, López y compañía, en la élite se ha colado -y con su trabajo se está consolidando, con todo el merecimiento- un chico de la casa, de Maó: Sergi Llull alimenta las ilusiones de más de un niño de la isla que sueña con emularlo... aunque hoy quiere que pierda, claro.

Ricard Casas podrá contar con toda su plantilla, toda vez que Urko Otegui se pudo reincorporar el pasado viernes, superando ese golpe en el dedo de un pie que limitaba sus movimientos, en un partido que no necesita mucha motivación extra. Además, por extensión, el resto del mes será terrible, o sea que por ahí las pilas están totalmente cargadas.

Enfrente, un Madrid que ayer vivió una auténtica pesadilla para llegar a Menorca. El aeropuerto de Barajas sufrió una segunda jornada de importantes retrasos en casi todos los vuelos, como consecuencia de la baja médica de un tercio de la plantilla de controladores aéreos, una excusa "oficial" para llevar a cabo una huelga encubierta que provocó la ira de cientos de pasajeros, entre los que se encontraba la expedición madridista.

El jefe de prensa de la sección de baloncesto del equipo blanco, Jorge Pérez, aseguró que su vuelo "acumuló cinco horas de retraso" y que "nos han tenido sentados dentro del avión dos horas". Una auténtica paliza, sin duda. Total, que el Madrid recogía su equipaje en el aeropuerto de Maó hacia las 17:20 y tomaba contacto con la pista de Bintaufa a las 18:45, todo en medio de un cierto hastío y resignación.

Los de Joan Plaza parece que han recuperado la forma tras un inicio muy irregular. Fueron capaces de ganar al CSKA en Moscú en Euroliga, pero después cayeron estrepitosamente ante el Barça en el Palau por 20 puntos de diferencia.

La última victoria en su pista ante el Ricoh Manresa, partido en el que debutó su nueva adquisición, el pívot belga de 2,14 metros y 114 kilos Tomas Van der Spiegel, parece que ha devuelto la tranquilidad en un Madrid que ahora es el quinto clasificado con un balance de nueve victorias y cinco derrotas. Quien no ha viajado a Menorca es el lesionado Axel Hervelle, todavía convaleciente de una fractura nasal que le produjo su compañero Felipe Reyes en el partido ante el Barça.

Pocas cosas se pueden añadir de este equipazo. El mismo Casas lo resumía todo en la previa del viernes. "El Madrid es un equipo muy poderoso, con jugadores muy atléticos" y "tendremos que aplicarnos en defensa, cerrar muy bien el rebote, organizarnos y ampliar nuestros límites para luchar. Estamos preparados para sufrir físicamente", comentaba.

A priori, parece que el ViveMenorca no tendría opción. Pero el partido hay que jugarlo. Y hay que jugarlo en el Pavelló, poca broma. La lucha está asegurada, y el ambiente también. Ganar sería el mejor regalo de Reyes... con o sin permiso de Felipe.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.