Fútbol /// Los hombres de Pere Vadell se vaciaron en el campo pero el Mallorca empató en el tiempo de descuento

Sobró el último minuto

El CE Alaior incomodó al Mallorca B en Los Pinos, en un choque marcado por las decisiones arbitrales. Un riguroso penalti y la expulsión de ambos entrenadores dejaron el fútbol en un segundo plano

Valorar:
Visto una vez
preload

Pere Vadell. El técnico del Alaior fue expulsado tras protestar al árbitro, Escribano Jiménez, el penalti en contra

06-11-2015

María Álvarez    Maó
Sobraron los instantes finales del partido de ayer en Alaior (2-2), ya que los albinegros tenían la victoria -que suponía acabar la primera vuelta con 27 puntos- en el bolsillo, después de que una serie de decisiones arbitrales, que acabaron con la expulsión de ambos entrenadores y un jugador por cada equipo, rompiera un choque trabajado y sufrido durante los 90 minutos por un Alaior que frenó al Mallorca.

El encuentro no se las prometía felices a priori para el conjunto de Pere Vadell, ya que el Mallorca B, líder imbatido, se presentaba en Los Pinos como claro favorito al triunfo. Sin embargo, haciendo honor a la fuerza que le caracteriza y aprovechando, cómo no, el factor campo, el Alaior salió con todo para frenar a los bermellones, algo que consiguieron desde el inicio del primer tiempo.

El primer disparo del Alaior llegó a los dos minutos de juego por mediación del joven Roberto pero el Mallorca dominaba el balón y, decidido a abordar la portería de Toni, se echó con todo al ataque. Sin embargo, el conjunto local, mentalizado en no bajar la guardia en defensa, se replegó muy bien dejando sin opciones de llegada al rival. En el 22 llegó la ocasión más clara para los visitantes, en un remate de Pons en el área chica, que despejó Toni para que el balón saliera, finalmente, por la línea de fondo.

Con el Mallorca incómodo sobre el césped y el Alaior que difícilmente sacaba el balón jugado desde la defensa, llegó el primer gol del partido para el conjunto local, en un lanzamiento de córner que botó Ernest para que rematara con la derecha el capitán Jordi al fondo de la red. Contestó el Mallorca con una ocasión clarísima del ciudadelano Sergi Enrich cuyo pase de la muerte se paseó ante la meta de Toni sin encontrar rematador. Con el resultado a favor del Alaior y una nueva oportunidad de Juanlu, que se quedó solo ante Javi y envió el balón por encima de la escuadra rival, se llegó al descanso. Se escucharon entonces los primeros silbidos al árbitro, quizá premonitorios de lo que faltaba por pasar.

El Mallorca B tomó la iniciativa de nuevo en la segunda mitad, poniendo en apuros a la defensa del cuadro albinegro, hasta que llegó la jugada que condicionó el encuentro: un penalti por manos de Ernest dentro del área señalado por Escribano Jiménez. La decisión le costó el gol del empate al Alaior más la expulsión de Pere Vadell por protestar al colegiado.

El empate provocó aceleración y nerviosismo en el juego de ambos equipos, que se tornó más duro e impreciso, lo que provocó que los jugadores se encarasen en más de una ocasión. El fútbol quedó, desgraciadamente, en un segundo plano. Pero a falta de 15 minutos de nuevo Jordi, aprovechó un lanzamiento de falta para conseguir el 2-1, y provocar que la euforia colectiva se apoderase del público de Los Pinos. Llegó entonces el baile de tarjetas: expulsados un jugador por cada equipo y el entrenador del Mallorca, Jaume Bauzà. Hasta el fisio y el encargado de material del Alaior tuvieron que abandonar el banquillo.

El Mallorca acosó en los últimos diez minutos el área rival y el Alaior se echó atrás para aguantar el resultado, pero sería un menorquín, Sergi Enrich, el que sentenciara el encuentro con un remate de cabeza en el tiempo añadido, que dejó a los jugadores de Pere Vadell sentados y abatidos. Sí, sobró el último minuto.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.