Fútbol Tercera División /// Derbi tenso y pleno de ingredientes en el campo municipal de Sant Martí

El Mercadal llega a tiempo

El equipo de Noval salva un punto merecido en el derbi gracias a un penalti en el último suspiro tras jugar 50 minutos en inferioridad numérica ante un Alaior mejorado pero insuficiente

Valorar:
Visto 2 veces
preload

Salazar. El delantero del Mercadal trata de progresar ante la acción defensiva del jugador del Alaior Óscar Tudurí

06-11-2015

Eugenio Villalonga     Es Mercadal
El Mercadal quería jugar el partido el día de Reyes, pero el Alaior dijo que no. Cuestión de intereses deportivos en cada caso. Y aunque ayer todavía no era el momento de repartir los regalos, los Magos no quisieron que ninguno de los dos se fuera de vacío, y al final repartieron un puntito a cada uno, corto seguramente para lo que ambos necesitaban, pero al menos no podrán decir que Sus Majestades se han olvidado de ellos en tan señalada fecha. Un punto es un punto, y todo lo que sea sumar, bienvenido sea, y en un derbi, más aún.

Porque lo de ayer en Sant Martí sí que fue todo un derbi de verdad, con intensidad, emoción, goles, pocos, pero goles al fin y al cabo, y hasta incluso con toda la parafernalia negativa que suponen las expulsiones, que alteran y motivan mucho al público, pero que dejan a los equipos muy perjudicados en los próximos compromisos. Tres sufrió el Alaior, y dos el Mercadal, en un encuentro no especialmente violento, pero que puso a prueba la capacidad del árbitro para adoptar arduas decisiones, casi siempre de acuerdo con el reglamento, pese a las protestas de los jugadores que no le pusieron nada fácil su labor.

El inicio fue para el Mercadal, que en los primeros minutos se acercó con peligro a la meta de Toni en jugadas de Calero, Lacueva,  Bili y Salazar. Poco a poco el Alaior fue nivelando el dominio y Roberto en dos ocasiones y Joan con una ocasión de Bili remataron fuera o pusieron a prueba a Josep, pero el partido era un vaivén continuo y otra vez reaccionaron los locales con una ocasión de Bili y un buen corte de Rubén en serio peligro para su meta. En el 28 se produjo la expulsión por roja directa de Gadi, y entonces pareció que el partido iba a cambiar de signo, pero no fue así porque el derroche de facultades del Mercadal compensó su inferioridad numérica hasta el punto de que en los minutos finales de este primer período estuvo más cerca del gol que su  rival.

Quedaban 45 minutos de angustia y necesidad para unos y otros, y nadie daba su brazo a torcer, hasta que mediada esta segunda mitad empezó el frenesí. Minuto 70, gran jugada del Mercadal con apertura a la izquierda donde Marc paró el balón y soltó un gran disparo que repelió Toni, el rechace lo recogió Salazar y chutó casi a meta batida, pero Jordi se cruzo milagrosamente para evitar un gol cantado. Un minuto después, expulsión, también directa, de David Más por una entrada muy dura sobre Óscar, y más dramatismo sobre el campo, hasta que en el 77´ Pedro García se metió por la derecha, ganó a la defensa un balón en la misma línea de fondo y lo retrasó con clase para que Roberto lo empalmara por bajo a la red.

En un partido tan trabado e igualado, el 0-1 fue un golpe mortal para el Mercadal, que veía cómo se les iban unos puntos vitales para los que se había trabajado tantos minutos, cincuenta de ellos con un hombre menos. Pero si algo tiene el once de Noval es que no baja nunca la cabeza, pase lo que pase, y de esta virtud obtuvo la recompensa, en el 89, Gran pase de Salazar a Calero que penetró en el área, donde fue derribado por Calet. Penalti en un momento clave que Bernat transformó espléndidamente.

Todavía quedó tiempo para lo que pudo ser una remontada sensacional, pues Lacueva (92´) tuvo en sus botas, solo ante Toni, la gran ocasión pero su remate de espuela no superó al buen meta alaiorense. Eso sí, con la adrenalina disparada, Santi (94´) y Marc (96´) fueron también expulsados, y Julián, ya con el partido terminado.

Demasiado estropicio final para un derbi que revivió una legendaria rivalidad, y que al final dejó incluso buenas sensaciones para el Mercadal que necesitaba ganar pero el empate fue un justo premio a su implacable tenacidad y espíritu de resistencia ante la adversidad. También al Alaior le vino bien recuperar la senda positiva tras cinco semanas sin ganar, aunque con tantos minutos en superioridad numérica y ceder dos puntos a última hora no puede dejar buen recuerdo. En todo caso, para unos y otros es lo de la botella medio vacía o medio llena, si buscas lo ideal te has quedado corto, si te conformas con lo que has ganado, hasta puedes ser feliz.

"Ya lo teníamos ganado"
Roberto Boyero, autor del gol del Alaior en su segundo debut en equipo indicaba que "al final que "nos hemos quedado con mala cara porque ya lo teníamos ganado y en una jugada aislada, dicen que era fuera de juego, pero era un penalti claro. Pero lo peor son las expulsiones porque tenemos un equipo muy limitado".

Respecto a su actuación dijo que "podía haber estado mejor pero estoy contento dentro de lo que cabe."

Manuel Calero, el mejor jugador del Mercadal y protagonista de la jugada que acabó en penalti, indicaba que "ha sido un buen contraataque, Jorge me ha visto en el otro lado, y yo me la ha jugado y me han hecho penalti". Calero destacó que "el equipo ha respondido pese a la expulsión tan temprana, y ha dado la cara y tenido oportunidades, incluso al final, alguna más cuando ya estábamos equilibrados. Pero el empate no es malo tal y como ha ido el partido".

Calero progresa como lateral izquierdo. "Noval empezó a confiar en mí en esta posición y lo intento hacer lo mejor posible y me voy adaptando.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.